Click acá para ir directamente al contenido

A ley salario mínimo con acuerdo hasta marzo de 2020

Tras un proyecto fallido y no sin polémicas, el Senado despachó a ley el reajuste del ingreso mínimo mensual que a contar del 1 de septiembre del presente se elevará a $ 288.000 y llegará a los $301.000 el 1 de marzo de 2019, para luego ser reajustado en un 2,5% hasta la nueva negociación.

Miércoles 5 de septiembre de 2018

“Aquí nadie ha ganado"; "ha sido un proceso difícil"; "espero que saquemos alguna lección"; "no se pueden imponer puntos de vista sin considerar a los trabajadores (…)”, estas fueron solo algunas de las expresiones que se escucharon durante el debate que finalmente permitió despachar a ley, por unanimidad, el reajuste del monto del ingreso mínimo mensual, así como la asignación familiar y maternal, y el subsidio familiar.

 

Cabe recordar que este es el nuevo proyecto que presentó el Ejecutivo, que se alcanzó tras el acuerdo entre el gobierno y miembros de la oposición, centrado en que, a más tardar en agosto de 2020, el Ejecutivo deberá enviar al Congreso un proyecto que proponga un nuevo reajuste. Todo esto, luego de que la última semana de agosto se rechazara del veto presidencial que proponía reponer la plurianulidad de 30 meses (que había sido rechaza por ambas Cámaras).

 Imagen foto_00000021

Revise nota relacionada.

 

Durante el debate hicieron uso de la palabra los senadores Juan Pablo Letelier, Iván Moreira, Rabindranath Quinteros, Ricardo Lagos Weber, Jorge Pizarro, Álvaro Elizalde, Alfonso De Urresti, Yasna Provoste, José García Ruminot, Ximena Rincón, Juan Ignacio Latorre, Ena Von Baer, José Miguel Insulza, Carlos Bianchi y los Ministros del Trabajo y de la Segpres.  

 

$301.00 AL AÑO 2019

 

Con todo, el ingreso mínimo mensual para los trabajadores mayores de 18 años y menores de 65, a contar del 1 de septiembre de 2018 se eleva a $288.000 para luego, desde el 1 de marzo de 2019 se llegará a los $301.000.

 

Asimismo, se eleva a contar del 1 de septiembre de 2018 a $214.999 el monto del ingreso mínimo mensual para los trabajadores mayores de 65 años de edad y para los trabajadores menores de 18 años de edad. Por su parte, este ingreso mínimo mensual será de $224.704 a partir del 1 de marzo de 2019.

 

También, se eleva a contar del 1 de septiembre de 2018, el monto del ingreso mínimo mensual que se emplea para fines no remuneracionales a $185.778 Este ingreso mínimo mensual será de $194.164 a partir del 1 de marzo de 2019.

 

Los montos indicados se reajustarán el 1 de marzo de 2020, de acuerdo con lo que se define en el proyecto de ley.

 

Por su parte, a más tardar en agosto de 2020 el Ejecutivo deberá enviar al Congreso Nacional un proyecto de ley que proponga un nuevo reajuste al monto del ingreso mínimo mensual, así como de la asignación familiar y maternal, y del subsidio familiar con el objeto de que comience a regir el 1 de septiembre de 2020.

 

Adicionalmente, a partir del 1 de agosto de 2018 y del 1 de marzo de 2019 se modifica el valor del subsidio familiar y los tramos para la asignación familiar y maternal y los valores correspondientes a cada tramo.

PLURIANUALIDAD POR 24 MESES

 

LETELIER:

“Lo relevante es que estamos ante un proyecto que surgió de un diálogo de un proceso que no fue afortunado. Ahora se permite que en los próximos 24 meses exista reajuste en diferentes escalones. (…) Hubo una observación al informe financiero que indicó una situación de gasto distinto por Fonasa, pero eso no compromete la aprobación.”

 

MOREIRA:

“En toda la discusión hubo una exagerada exacerbación de la diferencia y un enfrentamiento entre el Gobierno y la oposición. (…) Fue un error de la oposición el rechazar la plurianulidad, sin embargo esta semana estamos viendo el otro lado de la moneda, (…) este proyecto permite la plurianulidad por 24 meses, elemento básico para la estabilidad de las pymes. El gobierno del Presidente Piñera está dispuesto al diálogo, pero no está disponible a hacer lo que la oposición quiera”.

 

QUINTERO:

“Ha sido un proceso difícil en el que el gobierno ha intentado -con soberbia- imponer un punto de vista sin considerar a los trabajadores y a las mayorías de este Congreso. Los socialistas pensamos que el mercado no resuelve todos los problemas, en especial la distribución de los ingresos (…) Lo más preocupante que nos deja el proceso es la postura que ha tomado el gobierno con la oposición con el veto y llamando antipatriota por no aprobar su proyecto”.

 

LAGOS:

“Ojalá que saquemos alguna lección. El tema se trabó por el período en que se discutiría el salario mínimo de nuevo, el gobierno pedía 30 meses de plazo, aquí no hubo consenso y se le propuso fórmulas que no fueron aceptadas. ¡El acuerdo que nos proponen ahora es la misma fecha que le propusimos en dos oportunidades!. La oposición no rechazó el reajuste, sino que los plazos (…). Cuando hablamos de ser obtusos, de no cooperar, yo entiendo que fue el gobierno”.

 

PIZARRO:

“No se entiende el que no se pueda llegar a acuerdo; tenemos un problema de lenguaje, de diálogo, de capacidad de llegar a acuerdo (…), más allá de las diferencias legítimas, con la implementación de un veto inconsulto. El ambiente que se generó, las descalificaciones, el abuso de determinados medios o redes para distorsionar los hechos, es evidente que no contribuyen a mejorar la situación que el país vive (…). De las malas experiencias hay que aprender”.

 

PENSAR DISTINTO

 

ELIZALDE:

“Nos enteramos por la prensa de algo que nos deberíamos haber enterado formalmente, el gobierno había resuelto vetar el proyecto y pretendió caricaturizar el rol que ha tenido la oposición sobre la base de falsos argumentos. (…) El pensar distinto no puede ser calificado como un acto de antipatriotismo. Toda la sal y toda el agua para los proyectos que sean buenos para Chile, pero en democracia es legítimo pensar distinto y precisamente en el Congreso Nacional es donde se deben expresar esas diferencias”.

 

Imagen foto_00000020DE URRESTI:

“Hemos estado dispuestos a entendernos, pero sin claudicar en los derechos de los trabajadores. (…) El gobierno quiso hacer un golpe de autoridad y así tuvimos una situación inédita que trató de modificar la voluntad del parlamento (…) Nosotros dimos el acuerdo respecto al guarismo, pero no a saltarse un período para negociar. Desgraciadamente la arrogancia de algunos, los lleva a hacer un flaco favor a su gobierno y por eso se afecta a los trabajadores”.

 

PROVOSTE:

“Como país debemos ser capaces de contribuir a una mayoría relevante para que los trabajadores tengan incrementos relevantes (…). Estamos debatiendo un nuevo proyecto porque hace una semana imperó la intransigencia y la tozudez. Seguir insistiendo en medidas regresivas es un ejercicio que chocará una y otra vez con este parlamento. (…) Hay un tema que se debe debatir, nada se dice del por qué los mayores de 65 años tienen un ingreso mínimo inferior, esa es una norma injusta y atenta contra la no discriminación”.

GARCÍA RUMINOT:

“Decir que al gobierno no le interesan los trabajadores o que no quiere subir el ingreso mínimo es faltar a la verdad. Se habla de construir acuerdos pero usamos un lenguaje descalificador. Todos sabemos que cuando ingresó el proyecto, desde el primer momento, el gobierno conversó con sectores de oposición hubo algunos más receptivos para respaldar ese acuerdo y el Ejecutivo solo quería que se respetara el acuerdo logrado con algunos diputados de oposición”.

 

RINCÓN:

“La pos verdad la escuchamos en boca del Presidente de la República y no sé si fue porque tuvo mala asesoría o porque quiso practicarla. Si la oposición hubiese rechazado la discusión del salario mínimo no estaríamos aquí posibilitados para debatir una nueva ley. Hoy discutimos una fórmula un poco mejor, pero tenemos que hacernos cargo de la situación de los adultos mayores y más de 800 mil trabajadores que reciben el sueldo mínimo pues muchos de ellos son remunerados por grandes empresas”.

 

LATORRE

“Hay un mini salario mínimo para casi un millón de trabajadores que laboran 45 horas y ganan este ingreso. Tenemos un desequilibrio entre capital y trabajo y muestro sindicalismo está debilitado. Creo que acá nadie ganó… pero sabemos que hay margen para un mayor salario y que hay empresas que se aprovechan de esta situación”.

 

VON BAER

“Se ha dicho que hoy se vota lo que en algún minuto la oposición propuso. Hasta donde sé se hizo una propuesta pero no de la manera de llegar a un acuerdo y por lo tanto, creo que lo que sucedió es probablemente responsabilidad de gobierno y oposición por no ser capaces de llegar a acuerdo. Además hay que decir que a la oposición también le cuesta más ponerse de acuerdo y ese es un fenómeno nuevo tras la modificación al sistema electoral. Hoy las fuerzas en el Congreso están más fragmentadas”.

 

INSULZA:

“Soy de los que celebro los acuerdos y no tengo problema en coincidir con eso. También es efectivo que me correspondió vivir momentos muy difíciles en los años 90 en la tramitación de diversas iniciativas, como por ejemplo, la reforma laboral. Sin embargo, nunca escuché entre las autoridades tratarse como antipatriotas. Eso no lo apruebo porque cuando empezamos a apropiarnos de la patria, ahí estamos ante algo más grave”.

 

BIANCHI

“Debemos sacar lecciones que nos permitan generar mecanismos para favorecer a miles de personas a través de políticas públicas. Por ejemplo en salario mínimo deberían establecerse al menos 3 macrozonas para su implementación puesto que las realidades son distintas.  Asimismo, mientras sigamos discutiendo salario mínimo vamos a seguir fabricando pobreza”.