Click acá para ir directamente al contenido
REPÚBLICA DE CHILE
DIARIO DE SESIONES DEL SENADO
PUBLICACIÓN OFICIAL
LEGISLATURA 360ª
Sesión 84ª, en miércoles 12 de diciembre de 2012
Especial
(De 12:7 a 14:18)
PRESIDENCIA DE LOS SEÑORES CAMILO ESCALONA MEDINA, PRESIDENTE,
Y ALEJANDRO NAVARRO BRAIN, VICEPRESIDENTE
SECRETARIO, EL SEÑOR MARIO LABBÉ ARANEDA, TITULAR
____________________
SITUACIÓN QUE AFECTA A ALUMNOS DE UNIVERSIDAD DEL MAR


La señora RINCÓN.- Señor Presidente, primero que nada quiero saludar a los alumnos, académicos y comunidad educativa de la Universidad del Mar que asisten a esta sesión.
Hace algún tiempo, nos juntamos con el Senador señor Quintana y con dirigentes estudiantiles de la sede de Viña del Mar. Frente a la angustia de sus familias, el Presidente de la Comisión de Educación convocó a una sesión para conversar con el Ministro. En esa oportunidad, frente a las preguntas del Senador señor Cantero, el Ministro de Educación dijo -lo recuerdo bien- que el 70 por ciento de los alumnos serían reubicados. Obviamente, la duda que surgió fue qué pasaría con el 30 por ciento restante al llevarse a cabo ese proceso.
Al poco tiempo, escuchamos las declaraciones del Consejo de Rectores, el cual declaró que no recibiría a los estudiantes. Todo eso provocó en sus familias una angustia incalculable.
Se trata de 18 mil alumnos, mil 500 docentes y 3 mil administrativos, diseminados en más de diez sedes a lo largo de país. Se han realizado esfuerzos para que los alumnos estudiaran en muchos casos fuera de sus ciudades, y en otros, inmersos en un sistema diurno -como explicaron los Senadores señor Zaldívar y señora Lily Pérez-, el cual obviamente no permite que sean reubicados en lugares distintos. Entonces, se optó por el plantel que estaba cercano a su entorno de vida y de trabajo.
Por primera vez hoy escuchamos al señor Ministro de Educación -lo cual me alegra- señalar que la Cartera a su cargo asumirá la administración de las casas de estudio cuando los estudiantes no puedan ser reubicados.
Eso abre el corazón y la mente para pensar que habrá una solución para esas familias.
Por su intermedio, señor Presidente, quiero pedir al Gobierno -como lo hizo mi colega Senador por la Sexta Región- que se comprometa a una solución clara y definitiva para los estudiantes.
Actualmente algunos alumnos en la sede de Viña del Mar carecen de luz y de Internet. Se nos dio a conocer que mañana se cortará la electricidad en la sede de Santiago.
Esa es la situación que está viviendo esta casa de estudios. Y no tiene que ver con lo que han entregado los profesores ni los estudiantes en su trayectoria académica.
Necesitamos respuestas sobre qué va a pasar con las reubicaciones que se logren, con el Crédito con Aval del Estado para los estudiantes; cuál será la situación de las sedes y de los alumnos en aquellas ciudades en que la Universidad del Mar es la única casa de estudios; qué va a ocurrir con los alumnos de cuarto, quinto y hasta sexto año de su carrera y con quienes están ad portas de egresar; cuándo pretende el Gobierno que se haga pública la resolución del Consejo, y que ello dé certeza a los alumnos, quienes, a más tardar en enero próximo, deberían tener respuesta, en febrero suscribir convenios y en marzo estar estudiando normalmente.
Igualmente, necesitamos saber qué va a pasar con los saldos de la deuda de los alumnos con la Universidad del Mar y que sean reubicados.
Todo eso debe ser abordado desde el Gobierno. Es el Estado el que acreditó a esta universidad.
Señor Presidente, no puedo dejar de hacer una última reflexión.
No parece sano -como señaló el Senador señor Zaldívar- que el Presidente de la República insinúe al país que algunas universidades pueden presentar problemas y que las familias deben tener cuidado al elegirlas. Y no lo parece porque tal insinuación puede convertirse en una verdadera bola de nieve, donde ya no tengamos a 18 mil alumnos con problemas -que el Estado debe enfrentar y resolver, por la garantía que les dio a ellos y a sus familias-, sino a 20 mil, 30 mil o más en situación de riesgo. Porque lo que hace una afirmación de ese tipo es sembrar un manto de dudas respecto de universidades, que por lo mismo no recibirán matrícula y se verán enfrentadas a una situación crítica desde el punto de vista financiero.
Estamos, pues, frente a un hecho complejo y difícil.
Cuando hace más de un año los estudiantes denunciaron esta situación, muchos no los escucharon. Hoy día chocamos con la cruda realidad: aquellos tenían toda la razón. Y quienes en el pasado los acusaron de reaccionarios, de violentos y de ideologizados hoy guardan silencio.
Señor Presidente, el Senado en particular, y el Parlamento en general, deben facilitar las herramientas necesarias para una solución. Pero el Gobierno debe decirnos cuáles son los caminos que ofrecerá para acoger a los estudiantes y a sus familias, a fin de que no pierdan el tiempo, los esfuerzos ni el dinero que han empeñado para aportar al desarrollo de nuestro país.