Click acá para ir directamente al contenido
REPÚBLICA DE CHILE
DIARIO DE SESIONES DEL SENADO
PUBLICACIÓN OFICIAL
LEGISLATURA 360ª
Sesión 37ª, en martes 31 de julio de 2012
Ordinaria
(De 16:21 a 19:38)
PRESIDENCIA DE LOS SEÑORES CAMILO ESCALONA MEDINA, PRESIDENTE,
Y JORGE PIZARRO SOTO, PRESIDENTE ACCIDENTAL
SECRETARIO, EL SEÑOR MARIO LABBÉ ARANEDA, TITULAR
____________________
MODIFICACIÓN DE ESCALA DE SUELDOS BASE PARA PERSONAL DE MUNICIPALIDADES


La señora RINCÓN.- Señor Presidente, sé que a veces nuestro rol no es "monedita de oro" para todos. Lo digo porque escuché pifias desde arriba.
Hago presente que esta iniciativa es tremendamente importante para los funcionarios municipales; que todos los miembros de la Comisión de Hacienda -sin excepción- nos hallamos absolutamente de acuerdo con la propuesta legislativa; que esta nos parece justa; que responde a una vieja aspiración de los trabajadores municipales, y que, sin duda, cualquier empleado público debe percibir la misma remuneración si cumple igual función.
Pero el punto que discutimos -y se lo explicamos a los funcionarios municipales (yo lo hice en mi Región y a nivel nacional)-, es que no podemos seguir imponiéndoles mediante leyes obligaciones a los municipios, a los servicios públicos o a las distintas reparticiones sin darles los recursos para que las cumplan.
El Senador señor Frei lo ha explicado en detalle. Estamos hablando de pedirles a los municipios un esfuerzo adicional pero con los mismos recursos. Y eso nos parece grave.
Es más, el proyecto de ley -lo señaló el Honorable señor Bianchi- establece que durante los meses en que no habrá incremento de remuneración para los funcionarios municipales se otorgará un bono equivalente a la suma de las diferencias mensuales, el cual no va a ser imponible.
¡Cuántas veces hemos escuchado, en las Comisiones y en la Sala, el reclamo de los funcionarios públicos por el daño previsional que se les causa por este tipo de normativas!
Señor Presidente, nosotros recorremos las comunas de nuestras circunscripciones, y en ellas escuchamos la queja de concejales, alcaldes y, también, de funcionarios municipales por la falta de recursos en los municipios más pobres del país.
¡En Regiones, la inequidad se nota!
Hoy día estamos legislando para hacer una reparación que parece justa, pero a costa del presupuesto de las municipalidades en que laboran los hombres y las mujeres que buscamos beneficiar. ¿Por qué digo esto? Porque los municipios deberán responder a la obligación legal que les imponemos con los mismos recursos con que cuentan, en una cifra importante.
Algunos han indicado que se deben considerar ciertos montos relevantes: 90 mil millones de pesos adicionales, por una parte; 20 mil millones de pesos, por otra. Sin embargo, todos sabemos que las municipalidades, en la mayoría de los casos, administran necesidades.
Los 20 mil millones de pesos a los que hizo mención el Honorable colega José García, Presidente de la Comisión de Hacienda, tienen que ver con recursos que los municipios requerían para cumplir con obligaciones ya establecidas. ¡No son dineros adicionales de libre disposición! ¡Son recursos que se necesitaban!
Señor Presidente, nos estamos equivocando una vez más, no en legislar sobre la homologación -la creemos necesaria y fundamental-, sino en establecerla sin otorgar recursos frescos a los municipios para cumplir con las nuevas obligaciones.
Finalmente, en el artículo 4° del proyecto se señala: "El mayor gasto que irrogue la aplicación de esta ley será de cargo exclusivo de los municipios". Creo que el Ejecutivo debe cambiar la forma de legislar en esta materia. Y no lo digo por el actuar de este Gobierno. El problema se arrastra desde siempre.
No resulta sano imponer nuevas obligaciones y no conceder los recursos para cumplirlas.
Ese es el punto.
No estamos en contra -que lo sepan las asociaciones que escuchamos en la Comisión de Hacienda- de que se homologuen las rentas de los funcionarios, ni de que se repare una injusticia. Estamos a favor de ello. Y por eso no rechazamos la iniciativa en dicha instancia. Pero creemos que debemos cambiar la forma de legislar. Y cuando hay nuevas obligaciones y más compromisos, han de entregarse otros recursos. Si no, tendremos menos áreas verdes, menos luminarias, menos remedios, menos profesores, menos especialistas, porque los municipios no contarán con los fondos para dar satisfacción a su primer compromiso: satisfacer los requerimientos a la autoridad comunal que hombres y mujeres hacen a través de los funcionarios municipales.
Por eso hemos hecho el punto. Y una vez más no ha sido acogida una aspiración que viene de la ciudadanía, a la cual nosotros representamos.