Click acá para ir directamente al contenido
FORTALECIMIENTO DE RÉGIMEN DE RESPONSABILIDAD DE USUARIO Y EMISOR EN CASO DE USO FRAUDULENTO DE MEDIOS DE PAGO


El señor ELIZALDE.- Señor Presidente, considero que este es un tema fundamental.
Cada vez son más las transacciones que se realizan a través de tarjetas de crédito u otros medios de similar naturaleza.
En primer lugar, quiero felicitar a los autores de la moción: al Senador Ossandón, a la ex Senadora Pérez San Martín y al ex Senador Tuma.
Sin duda, la iniciativa da cuenta de la necesaria protección que deben tener los clientes que utilizan estos medios de pago en lo que respecta a aquellos cobros que se realizan en su desconocimiento, sobre todo luego de que han sido víctimas de un hurto, un robo o un extravío del cual -valga la redundancia- no han tenido conocimiento.
Hoy día sí existe regulación para las transacciones que se efectúan después del aviso de extravío, hurto o robo, pero no en los casos anteriores.
Lamentablemente, son muchas las personas que se ven cotidianamente afectadas por este tipo de situaciones y, por tanto, debemos darles un marco de protección adecuado, toda vez que sabemos cuánto impacta a sus finanzas personales el que se realicen cobros de esta índole al margen de la ley.
Por eso se requiere establecer un sistema equilibrado en el que existan los incentivos necesarios para que todos actuemos con el mayor grado de responsabilidad, no solo los clientes, sino también las instituciones emisoras de medios de pago, particularmente los bancos, y, por cierto, las entidades comerciales que reciben pagos a través de estos mecanismos.
Todos compartimos el espíritu de esta iniciativa y, de hecho, los integrantes de la Comisión de Economía así lo expresamos públicamente.
Cuestión distinta -lo señaló la Senadora Rincón- es que, desde el punto de vista de la forma, determinadas enmiendas introducidas por la Cámara de Diputados no tienen la redacción adecuada para evitar algún tipo de confusión y garantizar la debida protección que merecen los usuarios de estos medios de pago.
Eso es fundamental.
Por aspectos meramente formales, la Comisión de Economía procedió a rechazar algunas modificaciones: por ejemplo, la que establece el plazo para que la persona comunique la existencia de un cobro que desconoce, especialmente porque la norma quedó redactada de una forma tal que da lugar a una contradicción. El texto señala que ese plazo parte desde que el usuario tome conocimiento o hasta cinco días hábiles siguientes a la expedición, por ejemplo, de la cuenta de la tarjeta de crédito.
Eso nos parece vago. No se establece una fecha cierta para poder ejercer adecuadamente este derecho. Tratándose de la fecha de expedición, si se usa la vía del correo, la información podría ser recibida tardíamente -pensemos, por ejemplo, en una zona aislada- y el cliente no estaría en condiciones de contar con el tiempo necesario para realizar el aviso y quedar debidamente protegido de acuerdo a las nuevas disposiciones.
Doy solo ese ejemplo.
Pero quiero señalar que compartimos plenamente el espíritu y el sentido del proyecto. Estamos convencidos de que es necesario proteger de mejor forma a los clientes y, por cierto, de que las entidades emisoras, en especial los bancos, no pueden abusar de sus clientes, desentendiéndose de este tipo de situaciones.
Por eso estimamos necesario aprobar esta iniciativa.
Sin embargo, para proteger de mejor forma a los clientes, se requiere una redacción que no genere ningún tipo de duda en su interpretación y en su aplicación. Si la norma es vaga o, incluso, contradictoria, no estaríamos cumpliendo con el objetivo del proyecto que todos valoramos: proteger de mejor forma a los clientes.
La Comisión de Economía procedió a realizar estas observaciones -reitero: de forma- a fin de que en la Comisión Mixta podamos llegar a una redacción adecuada.
Se señaló por ahí que la historia de ley era suficiente a efectos de evitar errores de interpretación, pero la verdad es que muchas veces ese mecanismo de interpretación se utiliza de forma abusiva, y todos hemos escuchado las críticas que se han hecho al Congreso Nacional cuando una norma no queda debidamente redactada. Se señala que se legisla a la rápida, que no se legisla bien.
Por lo tanto, nos pareció responsable plantear el camino de que la Comisión Mixta corrija esos errores -reitero: de forma-, para que el sentido expresado en el proyecto de ley, conforme al propósito de sus autores, esté debidamente regulado y -repito- podamos proteger adecuadamente a los usuarios de estos medios de pago, es decir, a las personas.
En consecuencia, solicitamos que se apruebe lo propuesto en el informe de la Comisión de Economía para que en la Comisión Mixta...
El señor QUINTANA (Presidente).- Concluyó su tiempo, señor Senador.
El señor ELIZALDE.- Solo treinta segundos, señor Presidente.
El señor QUINTANA (Presidente).- Muy bien.
El señor ELIZALDE.- Gracias, señor Presidente.
Decía que pedimos a la Sala que apruebe el informe del referido órgano técnico para que en la Comisión Mixta procedamos a corregir esos errores de forma.
De ese modo, tendremos una ley como merecen los usuarios, quienes quedarán debidamente protegidos. Ese es el objetivo por el cual fue presentado este proyecto.
Al concluir mi intervención, reitero mis felicitaciones a los autores de esta iniciativa, que, sin duda, nosotros compartimos plenamente.