Click acá para ir directamente al contenido
REPÚBLICA DE CHILE
DIARIO DE SESIONES DEL SENADO
PUBLICACIÓN OFICIAL
LEGISLATURA 366ª
Sesión 20ª, en miércoles 30 de mayo de 2018
Ordinaria
(De 16:56 a 19:35)
PRESIDENCIA DE SEÑORES CARLOS MONTES CISTERNAS, PRESIDENTE,
Y CARLOS BIANCHI CHELECH, VICEPRESIDENTE
SECRETARIO, EL SEÑOR MARIO LABBÉ ARANEDA, TITULAR
____________________
CREACIÓN DE MINISTERIO DE CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN. INFORME DE COMISIÓN MIXTA


La señora RINCÓN.- Señor Presidente, sin lugar a dudas, hoy tenemos que celebrar este contundente avance.
¡Por Dios que nos hemos demorado! ¡Por Dios que costó llegar a este día!
Y detrás de este día hay muchos y muchas.
Digo "muchas" porque, luego de escuchar a mi colega del Maule, el Senador Galilea, quien hizo un merecido homenaje a Marie Curie, no pude evitar la tentación de buscar a otras mujeres pioneras recurriendo al apoyo de la computación, que, dicho sea de paso, debemos agradecer a otra gran mujer, Ada Lovelace (nació en 1815), considerada la primera programadora del mundo al crear el primer algoritmo destinado a ser procesado por una máquina, lo que después dio origen a los computadores.
Así como ella, en el año 355 nació Hipatia de Alejandría, quien fue la primera mujer matemática y astrónoma.
En 1776 nació Sophie Germain, matemática, física y filósofa, y pionera en la teoría de la elasticidad.
En 1867 nació Marie Curie; en 1878, Lise Meitner; en 1902, Barbara McClintock.
¡Y así como ellas son tantas y tantas mujeres!
Y muchas veces han sido invisibilizadas. Probablemente, el caso más emblemático fue el de Lise Meitner, quien permitió que su colega Otto Hahn recibiera el Premio Nobel de Química en 1944, con lo cual se invisibilizó el trabajo que ella desarrolló en ese ámbito.
Señalo aquello a raíz de lo que se discute el día de hoy en nuestro país: cómo lograr que las mujeres sean reconocidas.
El proyecto que ahora nos ocupa -lo mencionó mi colega Yasna Provoste- genera una diferencia, como otras que hemos ido estableciendo en nuestra legislación: en algunos casos, de manera audaz; en otros, de manera tímida.
Como decía Andrés Oppenheimer en su libro ¡Crear o morir!: o nos atrevemos o vamos a sucumbir; o nos atrevemos a innovar o nos vamos a quedar en el intento.
Creo que el principal desafío del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación es ese: o nos atrevemos a hacerles espacio al territorio, a las regiones, a la diversidad, a las mujeres, a los jóvenes o nos vamos a quedar en el intento.
La nueva Cartera debiera apostar a reconocer la innovación, la creación, los espacios que nos permitan desarrollarnos de manera efectiva.
Señor Presidente, tenemos que establecer mínimos éticos.
Sin lugar a dudas, uno de ellos se vincula con el conocimiento. No podemos seguir exportando materia prima. Para lograrlo, debemos innovar, y en ello el referido Ministerio ha de jugar un rol decisivo.
Esta Cartera no puede dejarnos satisfechos -"¡por fin lo logramos!"- solo por establecer su institucionalidad. Tiene que forzar y empujar los cambios.
Desde este Senado, además de lograr su materialización, debemos ser transformadores desde nuestros territorios para que aquello ocurra.
Por lo tanto, voto a favor del informe de la Comisión Mixta.
Hago un homenaje a los hombres y, sobre todo, a las mujeres invisibilizadas que han ido innovando a lo largo de la historia del mundo y de la de nuestro país.