Click acá para ir directamente al contenido
APLICACIÓN EFECTIVA DE PENAS ESTABLECIDAS PARA DELITOS DE ROBO, HURTO Y RECEPTACIÓN, Y MEJORAMIENTO DE SU PERSECUCIÓN PENAL


El señor QUINTEROS.- Señor Presidente, después de escuchar las argumentaciones que se han esgrimido, más me convenzo de mi voto en contra.
Estoy de acuerdo en que se deben establecer normas que den mayor protección a Carabineros. Ese no es el tema por discutir.
Pero debemos ser rigurosos en la redacción de los textos que incorporamos, pues, de otro modo -como acá ha quedado demostrado-, se corre el riesgo de dictar normas que, más que proteger, puedan generar problemas de interpretación y, por esta vía, prestarse para el cuestionamiento de la acción policial, perjudicando sin querer su accionar.
En efecto, la modificación propuesta al Código de Justicia Militar contempla una sanción ya no solo para las lesiones leves que se le ocasionen a un funcionario policial, sino también para el "maltrato físico, aun cuando este último no dejare señales visibles".
En primer lugar, debo mencionar que esta propuesta no es del Ejecutivo.
Además, no tiene en cuenta que las lesiones son delitos de resultado, en que su penalidad se gradúa de acuerdo a su entidad y según el tiempo de incapacidad que provoquen.
La indicación que estamos discutiendo trata de la misma manera, con igual disvalor, una lesión leve (una equimosis, un golpe, una erosión), y otra que no tenga ese carácter, como el maltrato físico (un empujón, el ademán para impedir el uso de la fuerza, o el gesto instintivo de una mujer que aparta las manos de un carabinero).
Son situaciones muy distintas. Y, además, las lesiones que no dejan evidencia hoy también pueden ser perseguidas bajo la figura del atentado a la autoridad.
Lo que se pretende, entonces, es sancionar penalmente como lesiones conductas que no lo son, como el maltrato que no dejare evidencias, con lo cual se crea lo que los especialistas denominan "leyes penales en blanco", en que el tipo penal no es preciso, sino ambiguo y abierto a la interpretación.
No olvidemos que estas son leyes penales, en las que se exige el más alto estándar en su redacción, y esa condición no se cumple en este caso.
Por lo tanto, voto en contra de esta indicación.