Click acá para ir directamente al contenido
REPÚBLICA DE CHILE
DIARIO DE SESIONES DEL SENADO
PUBLICACIÓN OFICIAL
LEGISLATURA 360ª
Sesión 33ª, en martes 10 de julio de 2012
Ordinaria
(De 16:18 a 19:36)
PRESIDENCIA DE LOS SEÑORES CAMILO ESCALONA MEDINA, PRESIDENTE,
Y JOSÉ ANTONIO GÓMEZ URRUTIA, PRESIDENTE ACCIDENTAL
SECRETARIO, EL SEÑOR MARIO LABBÉ ARANEDA, TITULAR
____________________
AMPLIACIÓN DE PLAZO MATERNAL PARA AUSENTARSE DE TRABAJO EN CASO DE CÁNCER DE HIJO


La señora RINCÓN.- Señor Presidente, cuando a una familia le dicen que un hijo tiene cáncer, múltiples preguntas vienen a la mente. Porque son numerosos los problemas que la afectan: qué va a hacer para atenderlo; si ese niño es de Regiones, cómo enfrentará el drama -lo decía el Senador Bianchi-, que en tal caso se multiplica; dónde vivirán quienes deban trasladarse a un centro de alta resolución en la Capital; cómo se pagará; de qué manera se cuidará a los hermanos del paciente si los padres tienen que ausentarse.
Ya señalaba el colega Bianchi que en Chile la cantidad de adultos que padecen de cáncer es alta: más de 40 mil.
Los niños que sufren esa enfermedad no superan los 600 al año. Y, gracias al tratamiento recibido y al programa existente en el Ministerio de Salud, que se ha desarrollado por varios años, el 70 por ciento se recupera. Esta cifra, en verdad, es importante.
El tratamiento de un niño con cáncer dura en promedio un año, con rangos que fluctúan entre tres meses y dos años. Ocasionalmente, el tiempo puede ser mayor.
El cáncer infantil está cubierto por el GES. Pero la cobertura no es universal, para todas las prestaciones. Y tampoco se contempla el subsidio por incapacidad laboral para los papás o las mamás del niño enfermo.
Señor Presidente, teníamos la disyuntiva de enfrentar el proyecto del Senador Bianchi reflexionando en torno a qué pasaba con ese subsidio y con el resto de las enfermedades. Sin embargo, no quisimos demorar la aprobación en general. Y escuchamos a los expertos, a las organizaciones vinculadas con la materia, a quienes se han movido por esta iniciativa.
Ante una situación de cáncer infantil, no solo requiere tratamiento especializado el menor que lo padece, sino que muchas veces es preciso atender psiquiátrica o psicológicamente al padre, o a la madre, o a ambos, e incluso, a los hermanos del menor.
No deseábamos, pues, detenernos en perfeccionar el proyecto. Nuestro propósito era dar una señal para aprobar la idea de legislar.
De hecho, ya tenemos redactadas las indicaciones para que se contemple la posibilidad del subsidio por incapacidad laboral. Sabemos que son inadmisibles, porque incorporan un beneficio vinculado con la seguridad social, y que, por tanto, necesitaremos el patrocinio del Ejecutivo.
Sabemos también que otros padres y otras madres nos pedirán que se consideren enfermedades distintas.
Nuestra idea es hacer la discusión pertinente con motivo del segundo informe. En este momento no deseamos demorar la tramitación del proyecto. Queremos aprobar en general la iniciativa y perfeccionarla. Y ojalá el Gobierno nos acompañe.
En nuestro país, muchos papás y mamás presentan licencias médicas porque sus hijos se hallan con problemas de salud. Algunas, efectivamente, son gatilladas por una enfermedad psiquiátrica. Pero otras son emitidas por los médicos tratantes para que el padre o la madre puedan acompañar al menor.
Señor Presidente, es urgente que legislemos sobre la materia y que, escuchando a los especialistas, estudiemos las indicaciones y convenzamos al Ejecutivo para que nos acompañe.
Anuncio mi voto favorable.