Click acá para ir directamente al contenido
REPÚBLICA DE CHILE
DIARIO DE SESIONES DEL SENADO
PUBLICACIÓN OFICIAL
LEGISLATURA 359ª
Sesión 49ª, en martes 6 de septiembre de 2011
Ordinaria
(De 16:14 a 18:48)
PRESIDENCIA DEL SEÑOR GUIDO GIRARDI LAVÍN, PRESIDENTE
SECRETARIO, EL SEÑOR MARIO LABBÉ ARANEDA, TITULAR
____________________
SOLICITUD DE RETIRO DE EXPRESIONES DE SENADOR SEÑOR ESPINA SOBRE INFORME DE PROYECTO RELATIVO A REQUISITOS DE FUNCIONAMIENTO DE UNIVERSIDADES NO ESTATALES CON RELACIÓN AL LUCRO
El señor GIRARDI (Presidente).- Sobre la Cuenta, tiene la palabra el Senador señor Hernán Larraín.


El señor LARRAÍN.- Señor Presidente, por no estar presente el Senador señor Espina, quiero hacerme cargo del planteamiento del Presidente de la Comisión de Educación, porque también yo manifesté mi inquietud respecto de la forma como ella había resuelto lo relativo al proyecto sobre sociedades espejo.
Se nos informó que la iniciativa había sido discutida por los rectores de las universidades. Y lo que quedó claro, luego de las explicaciones entregadas hoy por el Presidente de la Comisión, es que en realidad aquella estuvo discutiendo a nivel general diversos temas de educación. En cuanto al lucro en la educación superior -más que de manera específica sobre el punto- analizó la conveniencia de corregir lo actual a través de un proyecto puntual con las características que posee la iniciativa en trámite legislativo. Porque los informes deben dar cuenta de las opiniones existentes sobre un proyecto específico y no acerca de una idea general.
Entendemos que sobre esa iniciativa puntual no hubo una discusión concreta ni una consulta especial a nadie. Solo se debatió en la Comisión. Por cierto, eso se puede hacer.
Planteamos que el proyecto vuelva a Comisión porque queríamos recoger impresiones de los mismos rectores que habían analizado de manera general estos temas, pero no puntualmente una iniciativa tan precisa y concreta como la que se discutió en esa ocasión.
En tal sentido, reparamos en que el informe no correspondía a lo que se nos informó.
A mi juicio -reitero-, esa no es una buena manera de proceder.
No quiero iniciar un conflicto sobre el particular, pero sí, expresar con claridad nuestra posición; más todavía, cuando somos partidarios -lo hemos dicho en repetidas oportunidades- de regular las sociedades relacionadas -por así decirlo- en términos generales, para asegurar que las universidades privadas no persigan fines de lucro y cumplan la ley.
Por lo tanto, con respecto al punto de fondo, en realidad no tenemos una diferencia. Pero sí creemos que el referido proyecto, por la forma como está redactado, causa mucho daño no solo a las universidades privadas, a las que inicialmente se pretende normar, sino también a cualquier otra.
Nuestra inquietud radica en que la materia requiere más discusión, lo que no se hizo en el primer informe.
Ese es el alcance de nuestras observaciones, más allá de expresiones de las que no puedo dar cuenta.
He dicho.
)----------(
El señor GIRARDI (Presidente).- Tiene la palabra el Honorable señor Tuma.
El señor TUMA.- Señor Presidente, deseo referirme a dos materias.
En primer lugar, pido que se recabe el asentimiento del Senado para que la Primera Subcomisión Especial Mixta de Presupuestos funcione paralelamente con la Sala, a partir de las 18.
El señor GIRARDI (Presidente).- ¿Habría acuerdo para acceder a lo solicitado?
--Así se acuerda.
)----------(
El señor TUMA.- En segundo término, deseo referirme al proyecto relativo a la explotación artesanal de recursos pesqueros.
Este ha sido concebido con la finalidad de proteger el acceso al mar de los pescadores artesanales de la Región de Los Ríos, quienes, al crearse la nueva Región, han sido excepcionados del régimen general de administración regionalizada de dichos recursos. No obstante,...
El señor GIRARDI (Presidente).- Perdón, Su Señoría.
Todavía no entramos al Orden del Día.
El señor TUMA.- ¿No?
El señor GIRARDI (Presidente).- No.
El señor TUMA.- Pero intervenciones anteriores trataban sobre esa materia.
El señor GIRARDI (Presidente).- Es que la Cuenta ha sido muy dialogada.
Señor Senador, me comprometo a darle la palabra en el primer lugar cuando iniciemos la discusión de esa iniciativa.
El señor TUMA.- Muchas gracias.
)----------(
El señor GIRARDI (Presidente).- Ofrezco la palabra sobre la Cuenta.
Tiene la palabra el Honorable señor García.


El señor GARCÍA.- Señor Presidente, respecto a la petición del Presidente de la Comisión de Educación, Senador señor Quintana, para que se retiren de la Versión Oficial de la sesión ordinaria del miércoles pasado las expresiones del Honorable señor Espina, relativas al proyecto, en primer trámite constitucional, sobre requisitos de funcionamiento de universidades no estatales, en relación con el lucro (boletín 7.760-04), quiero señalar que no comparto el fundamento de tal solicitud.
Yo estuve presente durante todo ese debate en la Sala y escuché la relación del Senador señor Quintana. Y la verdad sea dicha, me quedé con la impresión de que los representantes de la CONFECH; del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas, encabezado por el Rector de la Universidad de Chile, don Víctor Pérez; de la Federación Nacional de Académicos de las Universidades Estatales de Chile; de los centros de formación técnica e institutos profesionales, y los Rectores de las Universidades del Desarrollo, Alberto Hurtado, Finis Terrae, de los Andes y Andrés Bello habían sido escuchados en torno a esa iniciativa legal.
El reclamo o alegato que formuló el Honorable colega se debe a que él también lo entendió así.
Ahora, luego de la explicación dada por el Presidente de la Comisión de Educación, me queda claro que dichos representantes no fueron oídos con relación al proyecto individualizado, sino que fueron invitados a sesiones especiales para tratar diversas materias de la reforma educacional.
Por lo tanto, considero enteramente válidas y pertinentes las expresiones vertidas por el Senador señor Espina, y no ameritan ser retiradas de la Versión Oficial.
El señor GIRARDI (Presidente).- Sobre la Cuenta, tiene la palabra el Senador señor Navarro.


El señor NAVARRO.- Señor Presidente, pienso que lo sucedido en la sesión pasada respecto al asunto mencionado fue un hecho no deseado y lamentable.
Yo no comparto el planteamiento del Senador Espina que cuestionó el informe de la Comisión de Educación. Sin haber realizado una lectura acabada de este, se insinuó un intento de defraudación de dicho órgano técnico, al indicarse que se había escuchado a los rectores con relación al proyecto.
Lo dijimos reiteradamente: se efectuó una amplia audiencia sobre los temas generales de educación, y oímos a los rectores innumerables veces.
Por eso el Presidente de la Comisión -lo apoyo plenamente-cuestionó los términos en que el Senador Espina se refirió al informe.
Sostener que, en la tramitación de una materia tan sensible y que causa expectativa nacional, se quiere tergiversar el proceso de debate no fue lo más adecuado.
Siento que, con la discusión habida hoy en la Sala, se corrige aquello, más allá de si se retiran o no las expresiones en comento de la Versión Oficial.
Se debe tener el mayor cuidado al manifestar una opinión acerca del trabajo de una Comisión. En mi concepto, el Senador Espina cometió un error indeseado -así lo pienso, porque lo conozco- al referirse de esa forma a la labor del órgano técnico. Y espero que ello pueda ser subsanado.
Se lo hicimos presente en su oportunidad.
En la Comisión de Educación no ha habido ni adulteración ni alteración ni tergiversación de ningún informe. Por el contrario, ella ha funcionado de manera muy estricta. Así ha actuado su Presidente, el Senador Quintana; a veces en contra de mi voluntad con relación a la premura para avanzar en los debates. Y, además, ha sido riguroso a la hora de elaborar los informes.
Yo también, en innumerables ocasiones, he pedido que mis opiniones queden expresamente recogidas en sus páginas, pues la historia de la ley es muy importante. Ello, porque el resultado de las votaciones no siempre refleja la naturaleza de la discusión, ni los puntos de vista de las mayorías y las minorías.
Luego de esta observación, señor Presidente, creo que podríamos dar por zanjado el asunto, en atención a que hay proyectos importantes que debatir.
El problema de la educación seguirá siendo objeto de discusión durante septiembre, y espero que se realice de manera positiva, a fin de poder dar respuesta a las demandas estudiantiles. Y ojalá que el Gobierno cumpla con lo que se ha comprometido.
He dicho.
El señor GIRARDI (Presidente).- Sobre la Cuenta, tiene la palabra el Senador señor Lagos.


El señor LAGOS.- Señor Presidente, con relación al debate que se ha suscitado sobre las afirmaciones del Senador Espina, quiero señalar que yo, sin ser miembro de la Comisión de Educación, he asistido a varias de sus sesiones. En ellas, durante tres meses, se escuchó a un sinnúmero de representantes de instituciones, quienes hicieron sus aportes en materia de educación. Y abordaron todos los temas (el lucro, la calidad, la necesidad de contar con una oferta pública adecuada).
En consecuencia, sostener que se ha tratado de falsear o torcer un poco la realidad son palabras muy fuertes.
Asimismo, tal planteamiento me parece que, más que desacreditar al Presidente de la Comisión de Educación, cuestiona la labor de la Secretaría de dicho órgano. No creo que esa haya sido la intención del Senador Espina. Pero sería bueno que se aclarara a fin de seguir trabajando en adelante con las confianzas necesarias. Así, nadie quedará con la sensación de que se trató de hacer algo indebido o buscando ser económicos con los tiempos.
De todas maneras, lo relativo a educación permanecerá en nuestra agenda por lo menos durante los próximos dos meses, incluyendo la tramitación del proyecto de Ley de Presupuestos. Sin duda, abordaremos el ámbito presupuestario de dicho sector con especial relevancia.
En consecuencia, sugeriría que nos tranquilizáramos, que sosegáramos los ánimos y que no se hagan cuestionamientos en forma tan destemplada.
)----------(
El señor GIRARDI (Presidente).- Tiene la palabra el Senador señor Tuma.
El señor TUMA.- Señor Presidente, solo quiero precisar que la sesión de la Primera Subcomisión Especial Mixta de Presupuestos está citada hoy a las 19 y no a las 18.
Gracias.
El señor GIRARDI (Presidente).- Muy bien.
)----------(
El señor GIRARDI (Presidente).- Senadora señora Rincón, ¿está pidiendo la palabra sobre la Cuenta?
La señora RINCÓN.- Sí, señor Presidente.
El señor BIANCHI.- ¡Todavía estamos en la Cuenta, señor Presidente!
El señor GIRARDI (Presidente).- Sí, Su Señoría.
Y aún falta dar a conocer los acuerdos de Comités; así que, paciencia.
Tiene la palabra la Honorable señora Rincón.


La señora RINCÓN.- Señor Presidente, sin perjuicio de lo planteado por distintos colegas, pienso que debemos tener una línea común en los argumentos.
Hoy día se sostiene que hay que escuchar a gente que no ha opinado sobre esta materia, y resulta que ayer, en una sesión de las Comisiones de Medio Ambiente y Bienes Nacionales y de Agricultura, unidas, donde se analizaba una importante iniciativa acerca de la biodiversidad, los Senadores de Gobierno pedían que se votara en general sin más trámite.
Debemos ponernos de acuerdo en este punto. Porque, para algunos, en ciertos asuntos no es importante oír a los interesados y, en otros, sí.
Pienso que eso no habla bien de nosotros.
El señor GIRARDI (Presidente).- Senador señor Espina, ¿pidió la palabra para referirse a la Cuenta?
El señor ESPINA.- Al asunto en discusión, señor Presidente.
El señor GIRARDI (Presidente).- Puede intervenir, Su Señoría.


El señor ESPINA.- Señor Presidente, no sé si esto tiene que ver con la Cuenta. Me encontraba preparando unas materias que trataremos mañana en la Comisión de Economía.
Entiendo que el Presidente de la Comisión de Educación aludió a las observaciones que formulé en la sesión anterior con relación al informe de ese órgano técnico recaído en el proyecto sobre requisitos de funcionamiento de universidades no estatales, en relación con el lucro (boletín N° 7.760-04).
Quiero ratificar todas y cada una de las palabras que expresé en esa ocasión.
Llevo nueve años en el Senado y no me había tocado nunca -¡nunca!- ver un informe en el cual se menciona que se invitó a diversas personas pero no se consigna qué dijeron sobre el contenido del proyecto, para que los Senadores podamos ilustrarnos al respecto.
Eso yo lo considero una situación irregular. No estoy calificando intenciones.
Recuerdo que, con motivo de un proyecto de reforma constitucional -me parece- sobre pueblos originarios, la Comisión de Constitución -yo era su Presidente- efectuó un conjunto de audiencias, a las que asistieron representantes de 40 o más organizaciones. Sin embargo, en el informe que llegó al Hemiciclo no se registraban las opiniones de ninguno de ellos, aunque sí figuraban en un documento separado.
Pues bien, la Sala -si mal no recuerdo- procedió a suspender el debate de dicha iniciativa y a pedir que se incorporara en el informe el set con las intervenciones de los personeros de esas organizaciones. Ello, porque el objeto de un informe es que se baste a sí mismo.
Y en el caso que nos ocupa, señor Presidente, el informe dice: "la Comisión recibió en audiencia a los representantes de la CONFECH, encabezados por el presidente de la Federación de Estudiantes de la Pontificia Universidad Católica, señor Giorgio Jackson; del Consejo de Rectores de la Universidades Chilenas, encabezado por el rector de la Universidad de Chile, don Víctor Pérez; a la Federación Nacional de Académicos de la Universidades Estatales de Chile", etcétera. Pero no aparecen las observaciones de ninguno de ellos sobre el proyecto.
Aún más, entiendo que las personas aludidas se refirieron al tema de la educación en general, antes de que la iniciativa se pusiera en discusión, la que tuvo lugar -según me acota el Senador Hernán Larraín- los días 9 y 10 de agosto del año en curso.
¡No se trata de un problema de este proyecto en particular, sino de cómo efectuar el trabajo en forma prolija!
Me hubiese gustado que en dicho informe -como ocurre en todos- se incluyera la opinión de cada uno de los invitados, a fin de conocer exactamente su pensamiento. ¡Pero no sale nada de eso!
Peor aún, ellos no fueron citados para hablar del proyecto en cuestión, sino para el análisis del tema educacional en varias aristas.
Señor Presidente, considero que ese no fue un trabajo prolijo. Estamos frente a una situación anormal con relación a la manera como se elaboran los informes.
Además, dada la importancia que reviste dicha iniciativa, era muy relevante saber si el Rector de la Universidad de Chile o el de la Católica está de acuerdo en que eventuales sociedades (con o sin fines de lucro) o fundaciones vinculadas con algún miembro de su junta directiva o con sus profesores desarrollen actividades como las que realiza el Hospital Clínico de la Universidad Católica -ejemplo en el país de cómo debe funcionar un recinto hospitalario- u otras organizaciones modelos relacionadas con dichas casas de estudio.
¡Pero nada se dice de eso!
Entonces, nos hallamos ante un informe incompleto: se menciona a personas que supuestamente hablaron de una materia y no se consignan sus opiniones.
Tengo pleno derecho, como Senador, a pedir que los informes se basten a sí mismos, o que se adjunte el legajo con los planteamientos de los invitados a la Comisión.
Por lo tanto, con lo expresado he cumplido con mi deber.
Y no me retracto de ninguna de mis palabras, porque no he ofendido a nadie ni he pretendido generar presunción de conductas. No me corresponde. No lo he hecho nunca.
Pero insisto en que el informe en comento, por la forma en que se confeccionó, es absolutamente incompleto.
Se debe tener presente que no todos los Senadores participan en una Comisión. ¿Qué sucedería si en un informe de la Comisión de Constitución, a propósito de un debate importante, se dijera: "Vamos a indicar los nombres de quienes intervinieron en la discusión, pero no consignaremos la opinión de cada cual"? ¡Cómo se supone que se enterarían de ello los señores Senadores!
En consecuencia, señor Presidente, deseo que se mantengan mis expresiones en la Versión Oficial, porque las he emitido en forma responsable y no contienen juicios de valor.
Reitero que los informes deben ser completos, como corresponde. Y el del proyecto aludido está incompleto y mal hecho.
El señor GIRARDI (Presidente).- Tiene la palabra -supongo que sobre el mismo tema- el Honorable señor Quintana.
El señor BIANCHI.- ¿Y va a seguir esta discusión?
El señor GIRARDI (Presidente).- Este es un Senado plural, Su Señoría.


El señor QUINTANA.- Señor Presidente, no voy a repetir todo el debate que se ha llevado a cabo sobre el asunto. De hecho, con la intervención del Senador Hernán Larraín, esto podría haberse despejado.
Luego de escuchar al colega Espina, debo manifestar que la información sobre los planteamientos que él señala está disponible para todos los miembros del Senado.
Bastaba leer la página 2 del referido informe para darse cuenta de que hay que distinguir entre el debate de contexto acerca de la educación superior en general y la discusión sobre el contenido del proyecto en particular.
¡Yo lo dije en la Sala en la sesión del 31 de agosto! Efectivamente, no se escuchó a más personas respecto de esta materia -no estamos obligados a hacerlo-, porque en la Comisión se señaló que se iba a oír a un sinnúmero de actores cuando se analizara la iniciativa sobre el lucro, en la que -dicho sea de paso- está contenido lo relativo a las llamadas "sociedades espejos", y cuando se debatiera en particular el proyecto en comento.
Por lo tanto, señor Presidente, no sé si tiene sentido seguir con esta discusión.
El Senador Espina acaba de indicar que este es un informe absolutamente incompleto. Tales términos son aceptables. Yo tampoco le he faltado el respeto a nadie ni en mi primera intervención de hoy ni en esta. Lo que ocurre es que el colega, en su exposición del 31 de agosto pasado, manifestó que se trataba de un informe completamente irregular.
Y eso sí es distinto. Se sienta un precedente complejo para la futura tramitación de los proyectos, por cuanto se instala la duda respecto del trabajo no solo de los miembros de la Comisión, sino también del equipo, de la Secretaría, lo que me parece del todo inadecuado.
Ese es el punto.