Click acá para ir directamente al contenido
REPÚBLICA DE CHILE
DIARIO DE SESIONES DEL SENADO
PUBLICACIÓN OFICIAL
LEGISLATURA 359ª
Sesión 41ª, en martes 9 de agosto de 2011
Ordinaria
(De 16:15 a 19:4)
PRESIDENCIA DE LOS SEÑORES GUIDO GIRARDI LAVÍN, PRESIDENTE,
Y JUAN PABLO LETELIER MOREL, VICEPRESIDENTE
SECRETARIO, EL SEÑOR MARIO LABBÉ ARANEDA, TITULAR
____________________
OTORGAMIENTO A MATRONAS DE FACULTAD PARA PRESCRIPCIÓN DE MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS


La señora RINCÓN.- Señor Presidente, estimados colegas, el proyecto de ley que estamos discutiendo busca modificar el Código Sanitario por la vía de facultar a las matronas para recetar anticonceptivos.
Mediante esta iniciativa estamos normalizando una situación existente en Chile desde hace 30 a 40 años.
Si leemos el Código Sanitario, veremos que dispone con claridad que las matronas son las funcionarias del sistema de salud que se hacen cargo de la planificación familiar y del control de la natalidad. Entonces, siempre han sido ellas quienes han prescrito los anticonceptivos orales, e incluso, otras formas de control de la natalidad.
Con este proyecto de ley estamos regularizando una situación suscitada por un oficio de una autoridad de la Cuarta Región -ella incluso fue criticada por el mismo Ejecutivo- que prohibió que las matronas recetaran dichos anticonceptivos.
Durante la discusión general, muchos Senadores oficialistas preguntaron si el proyecto contaba con el apoyo del Gobierno.
De acuerdo a la historia de la iniciativa -y aun a lo dicho por algunos colegas, incluida la Senadora Lily Pérez-, el Ministro de Salud la respaldó con bastante entusiasmo.
Ahora bien, los médicos asistieron a las Comisiones de Salud de ambas Cámaras, y en reiteradas ocasiones dijeron estar a favor del proyecto en cuestión.
Se trata, en mi opinión, de una iniciativa de sentido común destinada a legalizar una situación que en los hechos se viene dando desde hace largo tiempo.
Si alguien, por su visión conservadora de la vida, de la sexualidad, estima que no se deben prescribir anticonceptivos orales y que solo el método sintotérmico u otro sistema natural de control de la natalidad es válido o legítimamente permitido, esa es una discusión distinta, que ya se verificó en el Tribunal Constitucional a propósito de la "píldora del día después".
Pero hoy nos encontramos ante una materia diferente. No nos estamos refiriendo a dispositivos intrauterinos, anticonceptivos orales, "píldora del día después" y otros métodos: estamos hablando de que las matronas puedan cumplir la función que les atribuye el propio Código Sanitario, que no es otra que la de preocuparse del control de la natalidad y de la planificación familiar.
Conforme a lo que hemos debatido, creo que todos estamos de acuerdo en que no se halla en juego en el Senado el uso de anticonceptivos. Esa es una discusión que cerramos hace muchos años y que no motiva el proyecto que nos ocupa esta tarde.
Hoy, después de 20 a 30 años, se ha consolidado una concepción diferente de la del rol único del médico en materia de salud.
En la actualidad hay muchas profesiones que tienen que ver con las realidades objetivas de los últimos 20 años y de las que, como Parlamento, debemos hacernos cargo (mi colega la Senadora Lily Pérez ha dado varios ejemplos en esta materia). Y una de ellas es el aumento de las funciones que pueden llevar adelante las matronas dentro de la estructura pública, e incluso, dentro de la privada.
En el fondo, la matrona se encuentra desempeñando hoy en estas materias un rol que antes debía cumplir exclusivamente el médico, lo que generaba una dificultad bastante significativa en el ámbito de los actores de salud debido a la evidente falta de profesionales médicos en nuestros hospitales y a la baja cantidad de médicos por habitante que afecta a este país.
Para qué hablar, señor Presidente -y Su Señoría lo sabe-, de la realidad existente en nuestras Regiones rurales, donde las matronas desempeñan un rol fundamental.
Las matronas chilenas exhiben, desde hace muchos años, una capacidad como la de pocas profesionales. De hecho, durante la discusión del proyecto sobre el posnatal, pudimos escuchar las interesantes opiniones del Colegio de la Orden en el sentido de hacernos ver, con su experiencia práctica, los graves problemas que presentaba -y sigue presentando- el texto enviado por el Ejecutivo. Por consiguiente, la confianza en el papel que ellas cumplen es absoluta y me parece que no se encuentra en discusión.
En consideración a lo anterior, deseo manifestar mi entusiasta apoyo a la iniciativa en debate, y, al mismo tiempo, felicitar a mis camaradas los Diputados señores Víctor Torres y Matías Walker, quienes se hallan en la Sala, por presentarla, ya que me parece un aporte sustantivo para avanzar en la planificación familiar y la prevención del embarazo adolescente y no deseado.
Gracias.