Click acá para ir directamente al contenido
PRÓRROGA DE VIGENCIA DE DECRETO LEY N° 701 Y AUMENTO DE INCENTIVOS A FORESTACIÓN


La señora RINCÓN.- Señor Presidente, tres décadas de vigencia del decreto ley Nº 701 han permitido quitar la presión sobre el bosque nativo y también que se hayan plantado cerca de 2,5 millones de hectáreas de pinos y eucaliptos.
La iniciativa proporciona a los pequeños y medianos propietarios las herramientas necesarias para integrarse vertical y horizontalmente.
El sector forestal ha sido identificado como eje estratégico por las agencias de desarrollo regional en innumerables regiones del país.
Entre el Maule y Los Lagos, hay 3,4 millones de hectáreas con erosión moderada a severa -en su mayoría pertenecen a pequeños y medios productores-, las que solo pueden ser usadas en forma alternativa para forestación.
Resulta interesante la definición de mediano propietario que plantea el proyecto, pues permitirá focalizar mejor los beneficios que otorga el Estado. Pero también considero insuficiente la bonificación de 75 por ciento para los pequeños propietarios.
Desde que partió este sistema, se ha generado una industria potente, cuyo principal exponente es la producción de la celulosa. El sector forestal aporta el 3,1 por ciento del PIB, el 7,8 por ciento de las exportaciones y genera 130 mil empleos directos y 150 mil indirectos.
Pero no hay libre competencia para las pymes, pues ellas deben convivir con el monopsonio y el monopolio, con abuso de posición dominante.
El área silvícola se ha desarrollado fuertemente, no obstante existe una brecha inmensa y creciente entre la gran empresa y las pymes. Tres grandes empresas -MASISA, CMPC y Celulosa Arauco- poseen el 75 por ciento del patrimonio y de la industria en el país (aserraderos, celulosa, tableros, remanufactura, etcétera).
Si bien es cierto que se ha controlado la erosión, el resultado social es bastante distinto. Los campos de nuestro país se han despoblado y los pequeños agricultores que aun quedan son igual o más pobres que antes.
¿Qué puede hacer un pequeño agricultor después de forestar su predio? No le queda más que sentarse por 25 años a ver crecer sus árboles. Pensar que puede vivir del resto es no conocer la realidad de los pequeños campesinos, que muchas veces tienen solo quebradas y pendientes.
¿Qué alternativas existen para este pequeño agricultor? Emigrar a la ciudad o convertirse en un trabajador forestal. A veces, ambas.
La desaparición de las pymes genera cesantía. La fuerza de trabajo no siempre puede ser absorbida por las grandes empresas, básicamente por la baja proporción entre horas hombre y metros cúbicos producidos.
No obstante, el espíritu del decreto ley Nº 701 era otro y no ha habido desarrollo social en las áreas forestadas.
Por ello, el país necesita no solo que se prorrogue el D.L. Nº 701, sino que se dicte uno completamente nuevo y distinto, que fomente -como se ha dicho acá- la agricultura sustentable, para que tengamos un doble beneficio: suelos sanos y campesinos con cohesión social, integrados al desarrollo.
¡Ojo! El fomento forestal no le ha costado al país ni un solo peso, pues con tres años de recaudación de IVA ha recuperado el subsidio de tres décadas.
Chile tiene 6 millones de hectáreas de suelos descubiertos, degradados e improductivos, que deben ser protegidos mediante cobertura vegetal.
Otro desafío que requiere enfrentar nuestro país es el desarrollo de una producción limpia, vale decir, que certifique la huella de carbono.
Señor Presidente, el proyecto en debate, que prorroga por dos años la vigencia del decreto ley Nº 701, de 1974, es fundamental para Chile. Pero no podemos obviar un punto que ha sido tocado por varios señores Senadores que me han antecedido: la consulta a los pueblos originarios que exige el Convenio Nº 169 de la OIT.
Dado que es urgente resolver este tema, quiero solicitar que la iniciativa sea enviada a la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento para que se pronuncie sobre ella, a fin de que en la discusión en particular podamos votarla favorablemente con las indicaciones que sea necesario incorporar.
Como esta materia la planteamos en la Comisión en el entendido de que los informes iban a ser favorables, me manifesté a favor del proyecto. Pero, después de leer los que ha acompañado la Biblioteca del Congreso y de las discusiones que he sostenido con los Senadores que han participado en la Comisión de Constitución, me abstendré en la votación en general, convencida de que es necesario prorrogar la vigencia del decreto ley Nº 701 y de que es urgente, tal como lo señala la iniciativa que ha acompañado el Ejecutivo, legislar a la brevedad posible dictando un decreto ley -insisto- radicalmente nuevo y diferente, que proteja a la agricultura de nuestro país.
He dicho.