Valparaíso | Prensa Parlamentaria
Valoran resolución de la Contraloría que no tomó razón del decreto que buscaba ampliar el plazo legal de almacenamiento de comunicaciones privadas
Senadores Harboe y Larraín presentaron un escrito al Contralor de la República en septiembre de este año, manifestando su disconformidad con dicho decreto que se refería a materias que deberían establecerse por ley y no simple decreto.
Publicado el: 30/11/2017

Imagen foto_00000014Su satisfacción por la decisión de la Contraloría que no tomó razón del decreto que buscaba ampliar el plazo legal de almacenamiento de las comunicaciones privadas, más conocido como “decreto espía” expresaron los senadores Felipe Harboe y Hernán Larraín, presidente e integrante de la Comisión de Constitución, respectivamente.

 

Cabe señalar que los parlamentarios realizaron una presentación ante la Contraloría, donde se argumentaba que la Constitución garantizaba la privacidad en las comunicaciones, razón por la cual, cualquier limitación o afectación a ésta debiese establecerse por ley y no por decreto.

 

Según la Contraloría, el decreto N° 866 de 2017 “regula materias propias de la ley (…) excediendo las normas del Código Procesal Penal que se invocan como fundamento”, por lo cual no tomó razón del documento ingresado el 4 de agosto pasado., confirmando así la tesis de los parlamentarios.

 

El senador Harboe calificó la resolución como “un triunfo ciudadano” pues el mencionado decreto buscaba modificar el reglamento vigente sobre interceptación de comunicaciones telefónicas, y de otras formas de comunicación.

 

“Presentamos nuestros argumentos en un contundente escrito frente al Contralor General de la República porque consideramos no era adecuado que, a través de un decreto, el Gobierno pretendiera ampliar el plazo para almacenar nuestras conversaciones telefónicas que hoy es de 6 meses”, explicó el legislador.

 

El parlamentario indicó que dicha iniciativa “violaba el principio de legalidad y afectaba un derecho ciudadano: el de la protección de datos personales”.

 

“Los que hemos dado esta pelea estamos muy contentos de que el Contralor haya aceptado nuestros argumentos y rechazara el decreto espía. Esto es un avance para consolidar la protección de datos personales como un derecho”, manifestó Harboe.

 

En la misma línea, el senador Larraín expresó que “me alegro que haya acogido inquietud porque una autoridad administrativa, por muy importante que sea, no puede -a través de un decreto- definir cómo se preservan las materias de personas que solo una ley puede establecer porque garantiza su debido uso”.

 

Agregó que “nos alegramos que este decreto que autorizaba el uso de información reservada sea desechado y esperamos que el gobierno haga esto por ley, pues no podemos dejar que los decretos sirvan para espiar a las personas”.

 

Argumento que si bien es previsible que información reservada para distintos objetos pueda ser requerida, si el plazo es insuficiente, es necesario que se explicite y se diga bajo qué procedimientos se va a usar porque no queremos impedir que se investigue sino que las personas tengan certeza que su información personal no va a ser mal utilizada”.