Valparaíso | Departamento de Prensa | Boletín Nº 11012-13
Mejoras de remuneraciones y empleo a trabajadores de aseo externalizados en las municipalidades: despachan mensaje a Sala
La Comisión de Trabajo concluyó el estudio de las indicaciones del proyecto; asimismo, aprobó la moción que establece normas sobre accidentes del trabajo y enfermedades profesionales, con el objeto de eliminar la distinción entre empleados y obreros.
Publicado el: 06/10/2017

Asegurando el 15% de ponderación para mejorar las condiciones de empleo y remuneraciones en las licitaciones para la contratación por parte de las municipalidades del servicio de aseo, la Comisión de Trabajo y Previsión Social despachó a Sala el proyecto de ley, en segundo trámite constitucional, que establece normas que incentivan estas mejoras para los trabajadores que se desempeñan en empresas que prestan servicios externalizados a las municipalidades, en recolección, transporte o disposición final de residuos sólidos domiciliarios.

 

Al respecto, la senadora Adriana Muñoz, presidenta accidental de la instancia parlamentaria, destacó que "buscamos dignificar las situación que viven los recolectores de basura de nuestro país, ellos han dado una larga lucha por mejorar sus condiciones de trabajo".

 

ASEGURAR CONTINUIDAD Y DERECHOS LABORALES

 

"Esto tiene que ver con una demanda fuerte que el sector ha hecho para intervenir en las propuestas de licitación que se hacen por las distintas empresas a las municipalidades para la recolección de la basura, para establecer que ni las remuneraciones, ni las condiciones mínimas laborales pueden tener menos del 15%, como piso, de la ponderación de la licitación y dentro de esto hemos asegurado que un 70% de este 15% esté destinado a remuneraciones y un 30% a condiciones laborales, dentro de las cuales se establecieron con mucha fuerza que se contraten la mayor cantidad de trabajadores que venían de las empresas anteriores a la licitación", detalló la legisladora.

 

Además, prosiguió, se consagra "que se contrate la cantidad de trabajadores que permitan que se cumplan derechos laborales esenciales, como las jornadas de trabajo y las horas extra, las jornadas de descanso. Es ahí donde está planteado el cuello de botella del gran abuso que hay hacia estos trabajadores y sus condiciones de  trabajo".Imagen foto_00000003

 

En otro orden, la senadora rindió "un sentido homenaje a los dirigentes de la Federación Nacional de los Trabajadores Recolectores de Basura que fallecieron en un accidente de tránsito el 12 de septiembre, cuando se desplazaban a entregarles las gratificaciones y bonificaciones a sus compañeros de la zona norte, dos de ellos estuvieron con nosotros el 12 de julio, dos meses antes de su muerte, trabajando en la Comisión, planteando sus posicione y por cierto de las cuales muchas fueron incorporadas en el debate en particular y en el despacho del proyecto".

 

Por su parte, el senador Hernán Larraín también valoró el despacho de las indicaciones, varias de las cuales fueron de su autoría, indicó. "Hoy podemos pensar que en lo sucesivo las licitaciones que se hagan para contratar los servicios de aseo en los municipios van a garantizarles a los trabajadores de las empresas subcontratistas sus derechos de una manera clara y precisa, que van a trabajar las horas que corresponden, que van a tener las bonificaciones y que se va a ponderar en la selección de la empresa, aquellas que paguen mejor a sus trabajadores, ese factor tiene una especial ponderación", destacó el parlamentario.

 

FIN A LA DISTINCIÓN ENTRE EMPLEADOS Y OBREROS

 

La Comisión de Trabajo, además, despachó a la Comisión de Hacienda el proyecto de ley que modifica la ley N° 16.744, que establece normas sobre accidentes del trabajo y enfermedades profesionales, con el objeto de eliminar la distinción entre empleados y obreros (boletín 11053-13).

 

La norma, explicó la senadora Muñoz, "termina con la odiosa diferenciación entre obrero y empleado en el Instituto de Salud Laboral, esto está dentro de la política de la Presidenta Bachelet, de definir una política nacional de seguridad y salud en el trabajo con los principios de la universalidad y de la equidad y hasta hoy día había una diferenciación horrible en el acceso a la salud preventiva, al seguro de salud, entre los denominados obreros y empleados".

 

A juicio del senador Larraín, este es un "proyecto muy interesante, que busca eliminar las diferencias que había en la legislación de antaño, que hace ya muchos años se suprimió, pero que quedaban algunas áreas en que todavía funcionaban, principalmente en el área de seguro de accidentes y enfermedades profesionales".

"Acá se poner a todos en la misma condición, lo cual es muy justo y corresponde a la legislación actual, el único problema que tiene es el costo, son 13 mil 700 millones el primer año y no habiendo recursos hoy día se va a aprobar entrando a regir el 2019, pensando que la ley de presupuestos, para entonces, ya puede enfrentar esta materia", sentenció.

 

Para la Ministra del Trabajo y Previsión Social, Alejandra Krauss, "efectivamente se termina con una odiosa distinción que aún persistía, en el tercer milenio, en el siglo XXI, entre empleados y obreros. A los obreros se les impedía acceder a prestaciones de salud, distinto a la realidad de la gran mayoría de los trabajadores,  y solo podían ser atendidos en el Sistema Nacional de Salud y no ser administrada por el Instituto de Seguridad Laboral o en el caso de las mutuales, si su empleador estaba afiliado; es decir, en una empresa podíamos encontrara trabajadores con desigualdad en tratamiento en caso de accidente de trabajo", explicó.