Valparaíso | Departamento de Prensa | Boletín Nº 10939-10
Comisión de Medio Ambiente respalda Acuerdo sobre Cambio Climático
El convenio fue adoptado en la convención marco de las Naciones Unidas en París, Francia, en 2015. Ahora será el turno de la Comisión de Relaciones Exteriores quienes se deberán pronunciar para que el protocolo rija en nuestro país.
Publicado el: 04/01/2017

La Comisión de Medio Ambiente respaldó el Proyecto de Acuerdo, adoptado en la vigésimo primera reunión de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en París, Francia, el 12 de diciembre de 2015.

 

Ahora es el turno de la Comisión de Relaciones Exteriores quienes deberán ratificar el protocolo para que sea visto por la Sala del Senado, en segundo trámite constitucional.

 

A juicio del senador Patricio Walker, presidente de la Comisión de Medio Ambiente, este "es un convenio muy importante para reducir los gases del efecto invernadero, teniendo como umbral 2 grados menos de la época preindustrial, de que no se suba más de 1 grado y medio a partir de ese parámetro".

 

FONDO PARA PAÍSES MENOS DESARROLLADOS

 

"Esto -agregó- básicamente compromete  a los países para mitigar, para adecuar,  conserva y plantear árboles para reducir los gases de efecto invernadero; para invertir en energías renovables no convencionales, para  usar menos combustibles fósiles y en ese sentido se crea un fondo de 100 mil millones de dólares que va a estar vigente el 2020 apara poyar a los países menos desarrollados y que tienen más dificultades para hacer estas transformaciones, adecuaciones o mitigaciones"Imagen foto_00000015

 

El legislador resaltó que el Acuerdo ya ha sido aprobado por 55 países que representan más de 55% de los gases del efecto invernadero, entre ellos China, Estados Unidos, India, "y por lo tanto ya tiene un impacto muy fuerte y Chile solo emite el 0.25% de los gases de efecto invernadero en el mundo", precisó.

 

AUMENTO DE LA TEMPERATIRA DEL PLANETA

 

Cabe contextualizar que a principios del año 2015 la concentración global de CO2 en la atmósfera registró niveles que sobrepasaron las 400 partes por millón (ppm), acercándose al umbral recomendado por la ciencia de 450 ppm para limitar el aumento de la temperatura del planeta a 2 °C.

 

El presente Acuerdo de París tiene por objeto reforzar la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático, en el contexto del desarrollo sostenible y de los esfuerzos por erradicar la pobreza.

 

Así, las Partes, en virtud del Acuerdo, asumen la obligación de preparar, comunicar y mantener compromisos de contribuciones determinadas a nivel nacional a la respuesta mundial al cambio climático, las que deben ser comunicadas cada cinco años. Las Partes podrán ajustar, en cualquier momento, la contribución determinada a nivel nacional que esté vigente, con miras a aumentar su nivel de compromiso.

 

EQUIDAD Y RESPONSABILIDAD

 

En el Preámbulo, las Partes manifiestan, entre otras consideraciones, su interés en hacer realidad el objetivo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, guiándose por sus principios, incluidos los de equidad y de las responsabilidades comunes pero diferenciadas y las capacidades respectivas, a la luz de las diferentes circunstancias nacionales. Además, reconocen las necesidades específicas y las circunstancias especiales de las Partes que son países en desarrollo, sobre todo de las que son particularmente vulnerables a los efectos adversos del cambio climático, como se señala en la Convención, y señalan que tienen presente la prioridad fundamental de salvaguardar la seguridad alimentaria y acabar con el hambre.

 

Igualmente, reconocen que el cambio climático es un problema de toda la humanidad y que, al adoptar medidas para hacerle frente, las Partes deberían respetar, promover y tener en cuenta sus respectivas obligaciones relativas a los derechos humanos, el derecho a la salud, los derechos de los pueblos indígenas, las comunidades locales, los migrantes, los niños, las personas con discapacidad y las personas en situaciones vulnerables y el derecho al desarrollo, así como la igualdad de género, el empoderamiento de la mujer y la equidad intergeneracional.

 

Observan, asimismo, la importancia de garantizar la integridad de todos los ecosistemas, incluidos los océanos, y la protección de la biodiversidad; y afirman también la importancia de la educación, la formación, la sensibilización y participación del público, el acceso público a la información y la cooperación a todos los niveles, así como del compromiso de todos los niveles de Gobierno y de los diversos actores, de conformidad con la legislación nacional de cada Parte, al hacer frente al cambio climático. La adopción de estilos de vida y pautas de consumo y producción sostenibles, en un proceso encabezado por las Partes que son países desarrollados, constituye una contribución relevante a los esfuerzos por hacer frente al cambio climático.