Valparaíso | 18/07/2012 | Departamento de Prensa
  Ingreso mínimo quedó en $193 mil luego que Senado despachara el veto presidencial que repuso el monto
  La Sala del Senado ratificó en los mismos términos que lo hizo la Cámara Baja, las observaciones del Presidente de la República.
Publicado el: 18/07/2012

Tras un intenso debate, la Sala del Senado ratificó el criterio de la Cámara de Diputados, y aprobó por 15 votos a favor y 1 en contra, la primera observación enviada por el Presidente de la República al proyecto que reajusta el Ingreso Mínimo Mensual de $182 mil a $193 mil y que incrementa el aumento de las asignaciones familiares y maternal del Sistema Único de Prestaciones Familiares.

Con ello, se incrementó la cifra a $193 mil para los trabajadores entre 18 y 65 años, y se aprobó reajustar el monto para los trabajadores menores de 18 y mayores de 65 años a $144.079; además del IMM para fines no remuneracionales, que se establece en $124.497.

En relación al aumento de las asignaciones familiar y maternal del Sistema Único de Prestaciones Familiares, se estableció de la siguiente forma:

a) De $ 7.744 por carga, para aquellos beneficiarios cuyo ingreso mensual no exceda de $ 202.516.

b) De $ 5.221 por carga, para aquellos beneficiarios cuyo ingreso mensual supere los $ 202.516 y no exceda los $ 317.407.

c) De $ 1.650 por carga, para aquellos beneficiarios cuyo ingreso mensual supere los $ 317.407 y no exceda los $ 495.047.

d) Las personas que tengan acreditadas o que acrediten cargas familiares y cuyo ingreso mensual sea superior a $ 495.047, no tendrán derecho a las asignaciones aludidas. Asimismo, se fijó en $ 7.744 el valor del subsidio familiar.


Asimismo y concordando con el criterio de la Cámara Baja, rechazó la segunda observación del Ejecutivo, que definía criterios de reajustabilidad del IMM a ser aplicados a partir del 1 de julio de 2013. La propuesta  rechazada por producirse doble empate de 14 votos a favor y en contra, establecía que el reajuste se efectuaría por una sola vez y por el solo ministerio de la Ley, dependiendo del porcentaje del crecimiento promedio del PIB del siguiente modo: mayor o igual al 5%, más tres puntos porcentuales; y mayor o igual al 4%, más dos puntos porcentuales.

En esa misma línea, la Sala de la Cámara Alta también rechazó por doble empate (14 votos a favor y en contra), la tercera observación presidencial, que eliminaba el financiamiento para el 2013 mediante el Tesoro Público, consistente con el nuevo mecanismo que proponía el Ejecutivo.

Cabe recordar que el Ejecutivo tuvo que insistir ante el Congreso mediante un veto presidencial para poder reponer el monto del ingreso mínimo, luego que en la víspera, el Senado rechazara la propuesta del gobierno, en su segundo trámite. (Lea el debate en la sesión anterior)

EL DEBATE

Durante la sesión intervinieron los senadores José García Ruminot, Jovino Novoa, Pedro Muñoz Aburto, Ricardo Lagos Weber, Eduardo Frei, Carlos Bianchi, Hernán Larraín Fernández, José Antonio Gómez, Ximena Rincón, Alejandro Navarro, Alberto Espina, Jaime Orpis, Carlos Larraín Peña, Francisco Chahuán y Jaime Quintana, junto a los ministros de Hacienda y de Secretaría General de Gobierno, Felipe Larraín y Andrés Chadwick, respectivamente.

ImagenEl senador García Ruminot, argumentó que este reajuste "busca cuidar el empleo en nuestro país, teniendo en cuenta la crisis internacional que sufre Europa, en especial España y donde además tanto Estados Unidos como China, han crecido por debajo de lo esperado". El parlamentario añadió que el gobierno y el ministro de Hacienda, "han actuado bien y con responsabilidad y asumen que una familia cuyo integrante recibe el salario mínimo, también tiene la posibilidad de acceder a subsidios familiares y contar con un subsidio para el empleo de las mujeres".

El senador Novoa quien manifestó su respaldo a las observaciones del proyecto del Presidente de la República, destacó el buen manejo de la macroeconomía no sólo del actual gobierno sino de los anteriores, y precisó que "gracias a eso  hemos logrado como país tener un alto nivel de reserva,  controlar la inflación y salvo periodos de déficit de cuenta fiscal, el manejo ha sido el adecuado. Sin embargo, me hubiese gustado que el Senado hubiera apoyado el reajuste del 2013 del sueldo mínimo".

El senador Pedro Muñoz quien lamentó la larga tramitación de dicho proyecto, criticó la labor del gobierno durante este periodo "ellos enviaron tarde el texto legal al Congreso y además, no contó con la satisfacción de las necesidades los chilenos ni hubo una conversación con las organizaciones sindicales". El legislador también lamentó " la descalificación del vocero de gobierno en contra del senador Eduardo Frei, como socialista puedo decir que esto ha sido injusto y está fuera de la amistad cívica que se ha ido creciendo, tras el regreso de la democracia".

El senador Lagos Weber dijo que "la tramitación de este proyecto ha sido tortuosa y de fuerte impericia del gobierno, e ingresó tarde. Como oposición ayudamos dos veces al gobierno en este periodo,  primero actuando responsablemente, para habilitar la discusión cuando se rechazó la idea de legislar en la Cámara Baja y segundo, al ver el gobierno que el resultado era el mismo en la votación de la Cámara y el Senado, optó por el veto, y nosotros lo votamos". El parlamentario recordó que el proyecto tuvo en un comienzo argumentos técnicos para dejar el IMM en $191 mil, pero que luego de la insistencia del presidente de RN, senador Carlos Larraín, el "gobierno lo aumentó en dos mil pesos y toda la argumentación técnica, se fue a la basura y se abrió la discusión política", precisó.

El senador Frei enfatizó que "no soy populista ni demagógico como se me ha dicho, el 13 de mayo de 1993 envié el proyecto sobre salario mínino,y a diferencia del actual, sí tuvo el acuerdo con la CUT y asociaciones de  trabajadores, además solicitamos una información a la Organización Mundial del Trabajo, para argumentar es reajuste. Espero que en el  debate sobre la Reforma Tributaria, logremos acuerdos que permitan financiar las demandas sociales del país; en la Campaña Presidencial del 2009 se habló del salario ético que había planteado Monseñor Goic años atrás y eso es una tarea pendiente que tenemos que realizar".

El senador Bianchi recordó "la discusión del salario ético de 250 mil ha quedado en el olvido y luego todo se ha focalizado en los $200 mil del Ingreso Mínimo Mensual. Voté en contra del proyecto porque comparto un piso superior a $200 mil y por eso, estoy en contra del veto. Las personas no les interesa si esto es de responsabilidad del anterior gobierno o no, ellos deben pagar sus cuentas y necesitan un mejor salario; si mañana se sigue discutiendo el salario mínimo, tendremos más adultos mayores con una pensión que le mantendrá una pecaría condición de vida".

El senador Larraín Fernández aseguró que "no hay nadie en este Parlamento que el sueldo mínimo debe ser un salario justo y ético, todos queremos más montos. Pero hoy como en los últimos 22 años, se ha seguido un camino de responsabilidad tanto del gobierno como del Congreso. Una cosa es el máximo de esfuerzo y otra es pensar que al momento de subir el sueldo mínimo significará un mayor gasto para el  Fisco, cuando sabemos que alrededor del 70% de las PYMES son las que pagan el Ingreso Mínimo Mensual".

El senador Gómez dijo que "las condiciones económicas del país han cambiado favorablemente y es por eso, que el gobierno actual podría hacer más; hasta sus propios parlamentarios dijeron que hay pleno empleo, que han crecido enormemente las exportaciones, y que el SII ha recaudo en estos años miles de millones de pesos. Sin embargo, cuando el país cuenta con remuneraciones, donde el 85% gana menos de $300 mil, significa que el gran desarrollo país implica también el nivel de los sueldos; subir US$14 a 800 mil trabajadores es para invertir en humanidad y en las familias".

La senadora Ximena Rincón indicó que "el tema de la discusión del guarismo es más profundo, es indigno que el reajuste del salario mínimo no cubra ni siquiera el 10% de las alzas de los  precios de los alimentos en el país; este reajuste es miserable y mezquino porque el país puede más". La parlamentaria, calificó como "lamentable" la extensa tramitación del proyecto, y añadió que "se podría  haber consensuado este proyecto y combatir la grave desigualdad, la sociedad requiere que las familias cuenten con un reajuste fuerte del Ingreso Mínimo Mensual".

El senador Navarro criticó al gobierno y al ministro de Hacienda que no incluyera la opinión de los trabajadores afectados al momento de realizar el ajuste la Ingreso Mínimo Mensual. Asimismo, el parlamentario puntualizó que en el fondo "el reajuste significa sólo unos kilos de más de cuanto pan podrían comprar los trabajadores; se agotó el sistema neoliberal; deberíamos establecer el mapa de la extrema riqueza, hoy las familias Piñera, Matte, Paulmann y Luksic, concentran el 80% del ingreso de la población de Chile. El reajuste del ingreso mínimo del gobierno es ratón, indigno y miserable".

El senador Espina subrayó  que "el Presidente Piñera  vetó este proyecto de ley, sino lo hubiera hecho, no habría un reajuste en el país y los trabajadores tendrían que esperar un año para modificar los $182 mil. Gracias a al veto, ellos tendrán un Ingreso Mínimo Mensual de $193 mil, lo que significa un reajuste del 3% real y 6% nominal".  El legislador recordó que durante los gobiernos de la Concertación, "la oposición siempre voto a favor del reajuste el IMM, porque lo hicimos de buena fe".

El senador Carlos Larraín explicó que "no ha habido un drama griego, y la salida del veto supone una mejoría de la versión original del proyecto, aunque es inferior lo que  me hubiera gustado, que era $200 mil para el salario mínimo. Además, estas observaciones del Ejecutivo mejoran  las asignaciones familiares; quienes votamos a favor del veto, entendemos que es un recurso lícito y se puede usar de manera recta".

El senador Orpis manifestó que "me ha impactado el tono del debate en estos días y cómo se ha ido polarizando. En este periodo, expertos de distintas tendencias han señalo diversas opiniones sobre el reajuste del Ingreso Mínimo Mensual. Este tipo de diálogos tan fuerte entre gobierno y parlamentarios complica mucho la amistad cívica".

El senador Chahuán dijo que "lamento que los parlamentarios de oposición rechacen este veto, además logramos que el gobierno se abriera a un a establecer el próximo año un salario mínimo mensual de $200 mil". El parlamentario destacó que esta observación al proyecto del Ejecutivo incluyera un "aumento a la asignación familiar y al subsidio único".

El senador Quintana precisó que "este mecanismo del veto que se presenta como una panacea, no es más que un distractor; creía que la letra chica del gobierno había terminado, pero al parecer no fue así. Una observación incluía establecer un mecanismo de factores para el reajuste y no se tomaron en cuenta argumentos que analizaran el problema de una forma más gradual".

En tanto, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, sostuvo que "no se ha faltado a  ningún compromiso ni tampoco ingresamos tarde el proyecto.  Nos hemos demorado casi 30 días en la tramitación del reajuste del salario mínimo  y el gobierno no cuenta con la mayoría en la Cámara de Diputados ni en el Senado. Se nos pidió que se enviáramos una institucionalidad nueva para delimitar el IMM y nosotros presentaremos un proyecto nuevo que más adelante lo haremos llegar al Congreso".

El ministro Chadwick dijo que "no pertenezco a un gobierno que como se ha dicho,  le está ofreciendo al país un reajuste indigno, miserable y ratón. No uso descalificaciones las personas cuando tengo una diferencia en las opiniones, es necesario que todos nos respetemos; hay que recordar que durante 22 años, la oposición de los gobiernos de la Concertación, votamos siempre favorablemente los reajustes del ingreso de salario mínimo, porque entendíamos que era una contribución al país".