Valparaíso | 06/06/2012 | Departamento de Prensa | Boletín Nº 8036-11
  Cerca de 7.700 trabajadores se verían beneficiados con incentivo al retiro para el sector de la salud
  La Sala aprobó por unanimidad un proyecto en ese sentido, el que quedó en condiciones de cumplir su tercer trámite en la Cámara de Diputados.
Publicado el: 06/06/2012

Un bono de 395 UF y una bonificación equivalente a 11 meses de renta, contempla el proyecto que establece incentivos para el retiro de trabajadores del sector salud, que fue despachado por unanimidad por la Sala del Senado. (Vea el debate de la iniciativa por TV Senado)

 

La iniciativa, que previamente había sido analizada por las Comisiones de Hacienda y de Salud, quedó en condiciones de ser remitida a la Cámara de Diputados para cumplir su tercer trámite.

 

Durante el debate de la iniciativa intervinieron los senadores José Antonio Gómez, José García Ruminot, Gonzalo Uriarte, Ximena Rincón, Eugenio Tuma, Mariano Ruiz-Esquide, Carlos Bianchi, Isabel Allende, Jaime Quintana y Hosaín Sabag, además del Ministro de Salud, Jaime Mañalich, quien agradeció el respaldo que le dio el Senado a este proyecto.

 

En lo fundamental, los funcionarios de planta y a contrata que a la fecha de la renuncia tuvieren 10 o más años de servicio, tendrán derecho a recibir, por una sola vez, una bonificación adicional equivalente a la suma de 395 unidades de fomento.

 

Además, los trabajadores que se desempeñen en los Servicios de Salud, en las Subsecretarías del Ministerio de Salud, en el Instituto de Salud Pública de Chile y en la Central de Abastecimiento del Sistema Nacional de Servicios de Salud, así como los funcionarios de los establecimientos de salud de carácter experimental,  que entre el 1 de julio de 2010 y el 30 de junio de 2014, hayan cumplido o cumplan 60 años de edad, si son mujeres, y 65 años de edad, si son hombres, y que hagan efectiva su renuncia voluntaria desde la fecha de publicación de la presente ley y hasta el 31 de marzo de 2015, tendrán derecho a percibir una bonificación por retiro voluntario equivalente a un mes de remuneración imponible por cada año de servicio y fracción superior a seis meses prestados a alguno de los organismos precedentemente señalados, con un máximo de once meses.

 

Según las estimaciones del sector, podrán acceder a esta bonificación hasta un total de 7.700 beneficiarios, de conformidad con los cupos anuales.

 

DEBATE

 

El primero en hacer uso de la palabra fue el senador Gómez quien dijo que si bien apoya la iniciativa, existen diferencias sustanciales con lo que fue la ley 20.282 en la cual se establecieron incentivos al retiro distintos desde el punto de vista de los montos y a quienes afectaban. Indicó que en dicha ley el incentivo al retiro para trabajadores y directivos era de 527 UF  y de 395 UF para técnicos, administrativos y auxiliares; mientras que este proyecto nivela el incentivo al retiro perjudicando a un segmento de trabajadores.

 

El senador García Ruminot señaló que esta iniciativa responde a aspectos muy sentidos por los trabajadores y destacó que se haya nivelado el tope de 11 meses para todos los trabajadores, pues antes eran 9 meses para los hombres y 10 meses para las mujeres. Agregó que en leyes anteriores, salvo en la Ley Anef, las mujeres al cumplir 60 años tenían que acogerse al beneficio o si no lo perdían y en este proyecto se les permite escoger retirarse entre los 60 o 65 años dependiendo de los cupos.

 

El senador Uriarte destacó que la iniciativa contemple un bono fijo de 395 UF, el pago de 11 últimas remuneraciones y que se paguen los descuentos previsionales que han tenido los trabajadores. Recordó que antes se establecía una diferencia que dejó en claro que había una discriminación entre profesionales y no profesionales y en tal sentido valoró que se estableciera un criterio de igualdad, pues tods reciben un mismo bono.

 

La senadora Rincón destacó la importancia de contar con una iniciativa que entregue un reconocimiento monetario a quienes se retiran voluntariamente, pero señaló que hubiera preferido que el bono se hubiera nivelado hacia arriba y no hacia abajo. Asimismo, dijo que le hubiese gustado que el cálculo se hiciera en base al promedio de las remuneraciones reales y no las imponibles, pues son diametralmente distintas.

 

El senador Tuma manifestó que esta iniciativa perfecciona las oportunidades para retirarse en mejores condiciones, pero insistió en que el debate de fondo tiene que ver con cómo se mejora el sistema previsional, pues el hecho de tener que incentivar a los trabajadores para que se retiren demuestra que la pensión que van a recibir no dice relación con las rentas que han percibido. A su juicio, se debería debatir una reforma al sistema previsional para que los trabajadores tengan una pensión digna y no estar discutiendo leyes parches.

 

En tanto, el senador Ruiz-Esquide dijo que más allá de las discusiones técnicas, durante el trámite del proyecto hubo un problema serio, porque hubo dirigentes que pensaban que debía aprobarse y otros que pensaban que se debía esperar para buscar un mejor acuerdo. Además, dijo que espera que el futuro de la salud pública no termine siendo amenazada por una eventual privatización.

 

El senador Bianchi señaló que dado que hay mujeres y hombres que han tenido una larga espera para llegar a este beneficio, apoyará el proyecto por respeto a ellos. No obstante, reiteró que no existe peor empleador que el Estado de Chile, que sigue teniendo personas a contrata y a honorarios por años. Del mismo modo, dijo que es partidario que a los trabajadores se les pague por los años trabajados y que no se les ponga un tope de 11 meses.

 

La senadora Allende manifestó que es duro ver que cuando llega la edad de jubilar, la tasa de remplazo es bajísima, razón por la cual apoya esta iniciativa. Agregó que si bien no se ha llegado al fondo del problema, no se puede negar la posibilidad a la gente que desea retirarse voluntariamente y acogerse a estos beneficios. Del mismo modo, señaló que el Parlamento está obligado a perseverar para que se fortalezca la salud pública.

 

El senador Quintana dijo que esta es una medida parche, pero que la apoyará porque soluciona en alguna medida la situación de quienes se vieron en la obligación de cambiarse al sistema de AFP con el consiguiente daño en sus pensiones. No obstante, señaló que como clase política "no podemos seguir haciéndonos los lesos", pues se requiere una reforma profunda.

 

Finalmente el senador Sabag valoró el acuerdo alcanzado en torno a esta iniciativa, señalando que ello le permitirá a los trabajadores acceder a retiro en mejores condiciones, pues en el sector de salud son muy abnegados y sacrificados.