Valparaíso | Por Víctor Pérez Varela, senador por la región de Biobío
Baja inversión en diseño de APR en el Biobío… una realidad alarmante.
Por Víctor Pérez Varela, senador por la región de Biobío
Publicado el: 07/07/2017

Imagen foto_00000030Cuando uno habla de Proyectos de Agua Potable Rural –APR-, habla de uno de los principales anhelos y necesidades de las comunidades rurales del país, por ello resulta incomprensible que sectorialmente el Ministerio de Obras Públicas esté diseñando e invirtiendo muy pocos recursos en este tipo de proyectos en la región del Biobío. Esto en virtud de un detallado informe, que el pasado 19 de junio, nos entrego el Ministro de Obras Públicas.

 

Documento que explicita los recursos para diseños y ejecución de proyectos de APR, desde el año 2016 hasta el cierre de mayo de 2017, cifras que en un simple análisis demuestran que sectorialmente dicha cartera está invirtiendo-comparativamente con otras regiones-, menos recursos para el Biobío. Situación paradojal, tanto en el sentido de la urgencia que este tipo de proyectos constituyen para los vecinos de sectores rurales, que por largos años han luchado por contar con APR que les permitan tener una mejor calidad de vida, y por sobre todo, paradojal, en cuanto a la mayor cantidad de recursos transferidos desde el gobierno central para la concreción de dichos proyectos.

 

Esto, porque si bien en la mayoría de las áreas del presupuesto nacional, ha existido una restricción de los recursos, en este ámbito específicamente, se pasó de 2 mil a 4 mil millones de pesos para diseño, y de 60 mil a 80 mil millones de pesos para la ejecución de proyectos de APR, por ello se hace incomprensible esta merma significativa en la inversión para proyectos en nuestra región.

 

Volviendo entonces al informe emanado por el Ministerio de Obras Públicas, respecto de los estudios de prefactibilidad, factibilidad y diseños de APR entre el año 2016 hasta mayo de 2017, en la región del Biobío se invirtieron apenas 231 millones de pesos, en cambio en el mismo período en la región de La Araucanía se invirtieron más de 1.500 millones de pesos; en la región de Los Lagos más de 1.127 millones de pesos; en la región de Los Ríos más de 549 millones; y en la región del Libertador Bernardo O’Higgins más de 519 millones, por nombrar sólo algunas.

 

Estas cifras, demuestran cuantitativamente que en el Biobío la inversión ha sido significativamente inferior que en otras regiones, cuestión no explicable, sobre todo si consideramos la urgente necesidad existente en nuestra región en materia de APR, ya que son alrededor de 300 los proyectos que necesitan concretarse.

 

En este sentido, si analizamos las cifras correspondientes sólo al 2017, cuyo periodo de cierre es mayo del presente año, con un total de más de 1.720 millones de pesos otorgados a nivel nacional, tenemos una inversión que en la región del Biobío, sólo llega a los 15 millones de pesos para la ejecución de diseños de APR, correspondientes a las siguientes comunas: Bulnes, APR de Caracol Pal Pal; Contulmo, APR de Calebu-Elicura; Los Álamos, APR de Pangue; Negrete, APR de Rihue; y Quillón, APR de Chillancito de Quillón.

 

En virtud de los anterior, estos 15 millones de pesos muestran su peor cara y marcan aún más una brecha en la inversión, si los comparamos con los recursos aplicados a otras regiones, como en el caso de Los Lagos donde la inversión llega a más de 414 millones; en la región del Libertador Bernardo O’Higgins la cifra sobrepasa los 262 millones; el Maule donde la inversión es de más de 225 millones; y La Araucanía donde las cifras pasan los 104 millones de pesos.

 

Frente a estos datos contundentes, es indudable que nuestra región se ha quedado atrás en materia de inversión sectorial, generando una suerte de rezago en materia de proyectos de diseños de APR, que repercutirá negativamente en las comunidades rurales del Biobío, especialmente, si miramos a hacia el 2018 donde la falta de diseño generará graves consecuencias en la materialización de este tipo de proyectos.

 

Es por ello relevante, que las autoridades de gobierno, tanto a nivel nacional como regional, expliquen y transparenten el porqué de esta baja en la inversión para proyectos de diseño de Agua Potable Rural en el Biobío. Esto principalmente, por la prioridad que estos proyectos deben tener, lo cual, debe estar reflejado no sólo en los presupuestos nacionales y regionales, sino, que principalmente en los presupuestos sectoriales, para demostrar así una clara con una voluntad de avanzar en la igualdad de oportunidades para con el mundo rural.