Click acá para ir directamente al contenido
REPÚBLICA DE CHILE
DIARIO DE SESIONES DEL SENADO
PUBLICACIÓN OFICIAL
LEGISLATURA 366ª
Sesión 27ª, en miércoles 20 de junio de 2018
Ordinaria
(De 16:40 a 18:54)
PRESIDENCIA DE SEÑORES CARLOS MONTES CISTERNAS, PRESIDENTE,
Y CARLOS BIANCHI CHELECH, VICEPRESIDENTE
SECRETARIO, EL SEÑOR MARIO LABBÉ ARANEDA, TITULAR
____________________
MONUMENTO EN MEMORIA DE EX DIPUTADO DON HÉCTOR LUIS OLIVARES SOLÍS


El señor BIANCHI (Vicepresidente).- Proyecto de ley iniciado en moción de los Senadores señor Letelier, señoras Allende y Muñoz y señor Montes, en primer trámite constitucional, que autoriza erigir un monumento al ex Diputado señor Héctor Luis Olivares Solís, en la comuna de Rancagua, con informe de la Comisión de Educación y Cultura.
--Los antecedentes sobre el proyecto (11.487-04) figuran en los Diarios de Sesiones que se indican:
Proyecto de ley (moción de los Senadores señor Letelier, señoras Allende y Muñoz y señor Montes):
En primer trámite: sesión 61ª, en 21 de noviembre de 2017 (se da cuenta).
Informe de Comisión:
Educación y Cultura: sesión 25ª, en 19 de junio de 2018.
El señor BIANCHI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el señor Secretario.
El señor LABBÉ (Secretario General).- El objetivo principal de la iniciativa es rendir un homenaje al ex Diputado señor Héctor Luis Olivares Solís, por su destacada labor pública en favor de los trabajadores del cobre y como Diputado de la República, mediante la construcción de un monumento en la Plaza de los Héroes, en la ciudad de Rancagua.
La Comisión de Educación y Cultura discutió el proyecto en general y en particular, en virtud del acuerdo de la Sala de 13 de junio de 2018, y lo aprobó por la unanimidad de sus integrantes, Senadores señora Provoste y señores García-Huidobro, García Ruminot, Latorre y Quintana.
El texto que se propone aprobar se consigna en las páginas 5 y 6 del informe de la Comisión de Educación y Cultura.
El señor BIANCHI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor Letelier.


El señor LETELIER.- Señor Presidente, estimados colegas, algunos tuvimos el honor de conocer como Diputado a Héctor Olivares Solís, quien fue electo al recuperarse la democracia en el año 90.
La verdad es que se trata de un chileno que tuvo una trayectoria bastante más profunda que la que desarrolló desde el año 1990 en adelante.
Héctor Olivares Solís, un rancagüino, un trabajador del cobre de la División El Teniente, cuando era una empresa americana llamada "Braden Copper Company", no fue uno más entre aquellos hombres que partieron como obreros mineros a finales de los años 40. Él, además, fue dirigente, primero, en el club deportivo Abraham Lincoln y después en diferentes frentes, asumiendo como el principal dirigente del sindicato Sewell y Mina, contribuyendo a la fundación, en la comuna de Machalí, de la Federación de Trabajadores del Cobre.
Fue un hombre que vislumbró con bastante antelación lo que vendría; un hombre sin estudios universitarios, pero sí técnicos. Estudió donde se formaban los técnicos en aquellos tiempos, en la Región de Atacama, en Copiapó. Fue un hombre con una formación y con una visión de país que lo llevaron a ser de los primeros en levantar la bandera de la nacionalización del cobre, en forma muy temprana, mucho antes de que se dieran los debates por la chilenización del cobre. Porque si algo hay que reconocer es que el proceso de nacionalización del cobre, a diferencia de otros, partió con la demanda encabezada por los trabajadores del cobre.
Héctor Olivares Solís era dirigente sindical al momento de ser electo Diputado de la República por la provincia de O'Higgins, en ese entonces. Representó las demandas de los trabajadores del cobre y de los campesinos de la provincia de O'Higgins. Y no resultó elegido en una sola ocasión, sino en dos antes del golpe militar. Producto de este, Héctor Olivares Solís corrió la suerte de tantos y estuvo preso en la isla Dawson junto con muchos otros, lo cual no hace más que demostrar el poderío que tenía: fue el único dirigente sindical que, junto con ministros, exministros, intendentes, fue privado de libertad y destinado a la isla Dawson durante la dictadura. Y esto se debió a que en ese tiempo él era el Presidente de la Federación de Trabajadores del Cobre, un hombre con una tremenda representación y una trayectoria excepcional.
Estuvo exiliado en Venezuela durante largo tiempo, pero se mantuvo siempre vinculado al movimiento sindical, tal como nos relató cuando regresó al país. Fue candidato a Diputado en la elección del año 89 y resultó electo. Teniendo una trayectoria como militante del Partido Socialista, fue de aquellos que se sumaron a la tarea de crear el Partido Por la Democracia, fue uno de sus fundadores, y también resultó elegido en dos ocasiones como Diputado por esa colectividad.
Yo tuve, señor Presidente, no solo el honor de ser su colega o haber sido Diputado por la misma región que él representaba, sino también de recibir su amistad y su apoyo en mi primera campaña para Diputado en 1989. Fue él quien me presentó en un territorio extraordinario como era en ese tiempo el distrito electoral 33, provincia de Cachapoal. Y tuve una amistad excepcional, a pesar de la diferencia de edad, porque por momentos él me cobijaba. Fue una persona que me enseñó mucho de esta actividad tan noble en el Parlamento que busca representar a la gente de esfuerzo y trabajo.
El objeto del proyecto, señor Presidente, es autorizar a que en la Región de O'Higgins, en particular en la ciudad de Rancagua y también en el campamento Sewell, se puedan erigir monumentos, producto de la erogación popular, en memoria de Héctor Olivares Solís.
Sin duda, el Negro Olivares, Héctor Olivares Solís, fue un hombre que marcó un momento muy importante de nuestra historia.
Este proyecto lo hemos presentado los Senadores socialistas, pero sabemos que Héctor Olivares Solís -y termino con esto-, así lo recordarán mis colegas de diferentes bancadas, siempre fue muy transversal en su trato, muy respetuoso con todos. Creo que él fue un ejemplo de esa muy buena política que existió en nuestro país y que siempre debemos cultivar para que se instale la amistad cívica, a pesar de la diversidad.
Héctor Olivares Solís fue un hombre que supo dialogar siempre con todos, a pesar de nuestras legítimas diferencias.
He dicho.
El señor BIANCHI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor Coloma.


El señor COLOMA.- Señor Presidente, quiero hacerme cargo de lo último que planteó el Senador que me antecedió en el uso de la palabra, para dar testimonio, precisamente de que Héctor Olivares -así lo pienso yo- fue un hombre mucho más de entendimientos que de enfrentamientos. Defendió invariablemente sus ideas, que eran muy distintas a las que yo profeso; pero siempre lo hizo con un sentido de país, incluso en circunstancias bien complejas. Porque es fácil -entre comillas- ser tolerante, transversal cuando las cosas andan bien: es mucho más complejo cuando uno ha vivido momentos difíciles.
Me tocó compartir con él muchas conversaciones, votaciones en el Congreso Nacional en momentos duros. Estamos hablando de los años 90, en que cabían infinitas posibilidades de terminar en un escenario muy encrispado.
Personas como Héctor Olivares han dado siempre testimonio en el sentido de que se deben extremar los esfuerzos para que las personas se entiendan; de que hay caminos mejores que generar condiciones que al final llevan a la violencia o hacen imposible la coexistencia.
Él propiciaba la lógica del entendimiento.
Entonces, me parece justo y necesario este proyecto. Porque Héctor Olivares ha hecho una contribución desde lo laboral y lo político: es de aquellos que dejan huellas, una buena estructura, una buena secuela.
Así que, en nombre de la Unión Demócrata Independiente, quiero testimoniar que este tipo de servidor público ha sido relevante y merece un reconocimiento de la naturaleza que la bancada del frente está solicitando.
Aquello me parece correcto, justo y necesario.
Anuncio nuestro voto favorable, señor Presidente.
El señor BIANCHI (Vicepresidente).- Me han pedido abrir la votación, manteniendo los tiempos.
¿Les parece a Sus Señorías?
Acordado.
En votación general el proyecto.
--(Durante la votación).
El señor BIANCHI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor García.


El señor GARCÍA.- Señor Presidente, hago mía la intervención del Honorable señor Coloma.
Me correspondió compartir con el Diputado Héctor Olivares en la Cámara Baja a partir del año 1990: un hombre muy querido, muy respetado.
Como bien dijo el Senador Letelier, el Negro Olivares fue una persona que, teniendo sus propias convicciones, siempre compartió; que buscó acuerdos constantemente; que tuvo a Chile presente en todo momento. Por cierto, era muy defensor de los trabajadores, pero ello siempre lo hizo con una mirada de país.
Por eso, al igual como lo hizo el Senador Coloma, quien en nombre de la UDI brindó su respaldo a este proyecto, yo hago lo propio en nombre de Renovación Nacional. De modo que sumamos nuestros votos favorables a esta iniciativa, para que Héctor Olivares, el Negro Olivares, tenga el merecido homenaje que ella plantea.
El señor BIANCHI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor Huenchumilla.


El señor HUENCHUMILLA.- Señor Presidente, al igual que los Senadores que me antecedieron en el uso de la palabra, me correspondió ser colega del Diputado señor Héctor Olivares en la Cámara Baja.
Guardo de él el recuerdo de haber sido una persona luchadora y consecuente en los difíciles momentos que vivió nuestro país antes del retorno de la democracia.
Cuando se incorporó a la Cámara de Diputados, vi en Héctor Olivares una persona sencilla, que actuaba sin aspavientos, y muy tolerante y dialogante.
Siempre buscó acuerdos, que en ese tiempo no eran fáciles de lograr, al objeto de contribuir a que nuestro país consolidara su democracia y se estabilizara institucionalmente.
Así que, en nombre de los Senadores de la Democracia Cristiana, expreso nuestro voto favorable respecto de este proyecto, pues bien merecido es este homenaje de reconocimiento a una persona que, siendo fiel a sus principios, luchó por su gente; que vivió de esa manera, y que compartió con todos nosotros.
El señor BIANCHI (Vicepresidente).- Tiene la palabra el Senador señor Insulza.


El señor INSULZA.- Señor Presidente, pedí la palabra solo para hacer un recuerdo de mi querido amigo el Negro Olivares, a quien conocí en años anteriores, incluso mucho antes de que tuvieran uso de razón algunos de los Senadores que presentaron este proyecto.
En verdad, él era tal como se ha señalado acá. Fue sobre todo un hombre conciliador, siempre disponible, incluso en períodos difíciles.
No olvidemos que los tiempos de la chilenización del cobre primero, y de su nacionalización después, no fueron fáciles.
En aquella época Héctor Olivares fue Presidente de la Confederación de Trabajadores del Cobre al mismo tiempo que era elegido Diputado, siempre con la primera mayoría, en los años 1965, 1969 y 1973.
Es raro pasar por un período como ese sin dejar detrás muchos enemigos. Sin embargo, él lo logró. Ello, fundamentalmente, porque siempre estaba dispuesto a escuchar.
O sea, en una época de nuestro país en que desgraciadamente no nos escuchábamos mucho, Héctor Olivares siempre facilitaba las cosas, representando sobre todo a su gremio.
Volvió al Parlamento chileno con el retorno a la democracia: nuevamente fue elegido con la primera mayoría.
Cuando falleció era Presidente Vitalicio de la Confederación de Trabajadores del Cobre.
Ciertamente, Héctor Olivares se merece este homenaje.
Agradezco sinceramente a los representantes de los partidos de Gobierno que han adherido a él. Porque estoy convencido de que el reconocimiento también de sus adversarios es algo que a Héctor Olivares le habría gustado mucho escuchar.
Ojalá que aprobemos este proyecto, señor Presidente.
Voto a favor.
El señor LETELIER.- ¿Me permite, señor Presidente?
El señor BIANCHI (Vicepresidente).- ¿Sobre el proyecto, señor Senador?
El señor LETELIER.- Sí, señor Presidente.
El señor BIANCHI (Vicepresidente).- Tiene la palabra Su Señoría.


El señor LETELIER.- Señor Presidente, le doy excusas al Senador Navarro, a quien le correspondía intervenir a continuación. Pero hay una cosa puntual que se me olvidó mencionar.
Se trata de la posibilidad de que se acepte la presentación de una indicación, para que el proyecto sea despachado ahora tanto en general cuanto en particular.
Lo que ocurre es que el artículo pertinente señala que se autoriza la construcción de un monumento en la plaza de armas de Rancagua. Pero hablé con las autoridades de esa ciudad, y quieren que la norma diga "en la comuna de Rancagua y otro en la comuna de Machalí".
Machalí es donde se encuentra el campamento Sewell, arriba, en la cordillera. De modo que la idea es que se construya un monumento en Machalí y otro en la ciudad de Rancagua. Por ello prefieren que no se especifique el lugar.
Una posibilidad es que la iniciativa vuelva a la Comisión. La otra es que aprobemos una indicación que sustituya la expresión "en la Plaza de Los Héroes de la ciudad de Rancagua" por "en la comuna de Rancagua y otro en la comuna de Machalí".
Dejo planteado el punto, señor Presidente.

El señor BIANCHI (Vicepresidente).- Están esas dos posibilidades, señor Senador: que el proyecto vuelva a la Comisión, o que aprobemos en seguida la referida indicación.
Le vamos a dar la palabra al Senador señor Navarro, último inscrito. Pero, una vez terminada la votación, podríamos aprobar la indicación pertinente con los mismos votos que se registren en general.
¿Habría acuerdo para proceder de esa manera?
Acordado.
Tiene la palabra Su Señoría.


El señor NAVARRO.- Señor Presidente, en nombre de la bancada Partido País Progresista e Independientes, quiero sumarme absolutamente al reconocimiento al Negro Olivares, como lo conocimos durante tantos años en el Partido Socialista de Chile.
Lo más notable del Negro no era solo su capacidad de conciliador, de articulador de voluntades de manera permanente en el mundo sindical y, también, en el político. Es relevante descubrir de él que para ser un buen dirigente sindical y, asimismo, un buen parlamentario no se necesita una tonelada de títulos universitarios: se requiere corazón, fe, confianza, consecuencia, responsabilidad y adhesión a los ideales que la ciudadanía sustenta y por lo cuales fue elegido para diversos cargos.
Por él votaron de manera permanente y masiva los trabajadores.
Señor Presidente, aunque tardío -esto siempre ocurre, pues en más de una vez tuvimos diferencias en las bancadas-, este es un reconocimiento válido, legítimo por su condición de dirigente sindical, de trabajador, de obrero y, por cierto, de parlamentario.
Por ello, me voy a pronunciar favorablemente respecto de este proyecto.
Creo que la observación señalada por el Senador Letelier es pertinente, puesto que habrá un debate ciudadano sobre la erogación de fondos públicos. Eso conlleva la necesidad de establecer un margen de flexibilidad para la comisión que va a tomar la decisión de recaudar los fondos y determinar el lugar exacto donde se levantará este monumento.
Voto a favor.
El señor BIANCHI (Vicepresidente).- No hay más inscritos.
Tiene la palabra el señor Secretario.
El señor LABBÉ (Secretario General).- ¿Alguna señora Senadora o algún señor Senador no ha emitido su voto?
El señor BIANCHI (Vicepresidente).- Terminada la votación.
--Se aprueba en general el proyecto (23 votos afirmativos).
Votaron las señoras Allende, Aravena, Ebensperger y Provoste y los señores Bianchi, Castro, Coloma, De Urresti, Durana, Elizalde, Galilea, García, Huenchumilla, Insulza, Kast, Lagos, Letelier, Navarro, Prohens, Pugh, Quintana, Sandoval y Soria.
El señor BIANCHI (Vicepresidente).- Tal como acordó la Sala, daremos por aprobada la indicación del Senador señor Letelier con la misma votación registrada en general.
--Por 23 votos a favor, se aprueba la indicación propuesta por el Senador señor Letelier, y el proyecto queda aprobado en particular y despachado en este trámite.