REPÚBLICA DE CHILE
DIARIO DE SESIONES DEL SENADO
PUBLICACIÓN OFICIAL
LEGISLATURA 365ª
Sesión 68ª, en miércoles 29 de noviembre de 2017
Ordinaria
(De 15:21 a 17:11)
PRESIDENCIA DE SEÑORES ANDRÉS ZALDÍVAR LARRAÍN, PRESIDENTE,
Y GUIDO GIRARDI LAVÍN, VICEPRESIDENTE
SECRETARIO, EL SEÑOR MARIO LABBÉ ARANEDA, TITULAR
____________________
PROHIBICIÓN DE USO DE LEÑA EN REGIÓN METROPOLITANA


El señor ZALDÍVAR, don Andrés (Presidente).- Proyecto de ley, iniciado en moción del Honorable señor Girardi, en primer trámite constitucional, que modifica el Código Sanitario para prohibir el uso de leña y otros derivados de la madera o de la biomasa en la Región Metropolitana, con informe de la Comisión de Salud.
--Los antecedentes sobre el proyecto (10.180-12) figuran en los Diarios de Sesiones que se indican:
Proyecto de ley (moción del Senador señor Girardi):
En primer trámite: sesión 33ª, en 8 de julio de 2015 (se da cuenta).
Informe de Comisión:
Salud: sesión 40ª, en 22 de agosto de 2017.
Discusión:
Sesión 66ª, en 28 de noviembre de 2017 (queda para segunda discusión).
El señor ZALDÍVAR, don Andrés (Presidente).- Tiene la palabra el señor Secretario.
El señor LABBÉ (Secretario General).- El objetivo de la iniciativa es proscribir la calefacción en la Región Metropolitana con los elementos a los que se ha hecho referencia.
La Comisión discutió el proyecto en general y en particular por ser de aquellos de artículo único. Lo aprobó en general por la unanimidad de sus miembros presentes, Senadores señoras Goic y Van Rysselberghe y señores Chahuán y Girardi, y en particular en la misma forma, con los pronunciamientos de los Honorables señores Chahuán, Girardi y Quinteros.
El texto propuesto se consigna en el informe y en el boletín comparado que Sus Señorías tienen a su disposición.
Nada más.
El señor ZALDÍVAR, don Andrés (Presidente).- En la segunda discusión, puede intervenir el Senador señor Girardi.

El señor GIRARDI.- Señor Presidente, la iniciativa, muy importante desde el punto de vista sanitario, ha sido impulsada por algunos parlamentarios, pero también por los Ministerios del Medio Ambiente y de Salud, con los cuales concordamos una redacción.
¿A qué obedece? A que Santiago es una de las ciudades más contaminadas del planeta. El problema afecta a todo el país, pero la mitad, al menos, de la polución atmosférica en la Capital obedece al material particulado 2,5. Es justamente el que de verdad mata, provocando bronquitis, infartos y accidentes vasculares, y es originado, en una gran proporción, por la leña.
Esta última no reviste en Santiago el mismo carácter cultural y social que en regiones del sur, por ejemplo, donde es imprescindible -forma parte de la cultura y la vida se hace en torno a las cocinas-, además de valer menos que el resto de los combustibles.
En la Capital constituye un producto boutique, cuyo precio es superior al de la parafina y del gas, que usan preferentemente los sectores de ingresos más bajos, pero genera un verdadero desastre. ¿Y por qué ello es importante? Porque tiene lugar una catástrofe sanitaria cuando el MP 2.5 se combina con frío y una carga viral, como ocurre con las epidemias de virus sincicial y de otros particularmente en los meses de abril y julio.
En esa sinergia, esa verdadera bomba, no es posible regular el clima ni el otro factor, sino solo la contaminación. Por eso es que se establecen la restricción vehicular y los períodos de emergencia y de preemergencia, a fin de evitar que la gente enferme.
La iniciativa es muy simple: prohíbe solo la leña para todo tipo de combustión. Las estufas de doble cámara, cuando la usan, son altamente contaminantes, no así en el caso del pellet, por lo cual este quedó fuera de la restricción.
La medida se aplica solo en las zonas urbanas. Ello dice relación con la provincia de Santiago, y solo se comprenden comunas en el resto de la Región Metropolitana que ya no son rurales, pero se hallan muy afectadas por problemas de contaminación, con una alta mortalidad de adultos mayores por bronconeumonía, afecciones cardiovasculares -ya mencioné el infarto y el accidente vascular agudo- y, a largo plazo, cáncer. En efecto, se consideran Puente Alto y San Bernardo, quedando fuera Talagante, Melipilla, Chacabuco, y sectores de la provincia de Maipo, como Buin, San José y otros, comunas rurales que tal vez será necesario tener presentes en el más largo plazo. Las contempladas son áreas urbanas.
Desde el punto de vista de la salud, no podemos regular estas catástrofes a través de los hospitales, de la ampliación en el uso de camas y de la reconversión de camas para cirugía en respiratorias.
Estimo un fracaso cada vez que un niño pequeño o un adulto mayor son hospitalizados como consecuencia de la contaminación, con independencia del virus que actúe, potenciado por la contaminación y el frío. Podemos evitarlo. Y estas son medidas de corte preventivo que justamente resultan fundamentales.
Por lo mismo, el resto de las regiones avanza en una modalidad distinta. Muchas de ellas dan lugar a una situación de zona saturada. Para varias se están estableciendo sistemas de contingencia: preemergencia, emergencia y alerta ambiental. Pero allá la solución será otra. Porque en Temuco, la Región de Aisén y otros lugares se tendrá que optar por la reconversión o el subsidio del combustible, mas no por la prohibición de la leña.
Repito que esta última medida es exclusivamente para la Región Metropolitana, en cuanto a la zona urbana de la provincia de Santiago y las comunas de San Bernardo y Puente Alto, que son las que más sufren en el país por episodios de contaminación, los cuales pueden ser morigerados. Tal vez no son evitables, pero es preciso bajar los niveles altísimos de MP 2,5, que son absolutamente letales.
)---------------(
El señor ZALDÍVAR, don Andrés (Presidente).- Saludo a la delegación de la escuela Los Alerces, de Maipú, que hoy día nos visita.
--(Aplausos en tribunas).
)---------------(
El señor ZALDÍVAR, don Andrés (Presidente).- En votación.
--(Durante la votación).
El señor ZALDÍVAR, don Andrés (Presidente).- Tiene la palabra el Honorable señor Coloma.


El señor COLOMA.- Señor Presidente, quisiera aprovechar lo planteado por el Senador señor Girardi para hacer una reflexión respecto del país, no solo de la Región Metropolitana, en cuanto al uso de leña y otros derivados, y de cuáles son las acciones realmente preventivas que se deben adoptar frente a la situación.
El proyecto original era bastante más amplio. Me parece que la Comisión, con buen criterio, lo restringió -imagino que con el acuerdo de todos- para generar una señal. Considero que ello es lo que en realidad se busca con el texto, ya que, dado el grado de contaminación existente, sobre todo por la forma como se utiliza la leña, podemos entender su sentido.
A mí me gustaría hacer dos consideraciones. Me parece que la idea de legislar está bien planteada.
La primera de ellas dice relación con determinar si la certificación de la leña versus la no certificación es o no relevante. Las autoridades -empleo la palabra en forma genérica- habían expuesto que la certificación se requiere para enfrentar su empleo. Personas en distintas regiones incluso han hecho un esfuerzo importante en esa línea.
Aquí se adopta un camino distinto. Se prohíbe utilizarla sea que los calefactores "estén o no provistos de sistemas de doble cámara de combustión" y no se distingue el tipo de leña.
Entonces, tenemos que ponernos de acuerdo, conforme a la lógica de una política pública, en orden a si el paso que se requiere es intentar la certificación, y, en ese sentido, que se dé al combustible una utilización adecuada, o si la línea será más bien prohibirlo.
Estimo que ello queda en una situación confusa a partir de la no determinación en el mismo proyecto de ley. Porque la lógica hasta ahora había sido velar por la certificación.
La segunda tiene que ver con que, a todo evento, con prescindencia de cómo se resuelva lo anterior, la Comisión incluye solo -y lo comprendo- a la provincia de Santiago y las comunas de Puente Alto y de San Bernardo, dejando al margen de la norma al sector rural de la Región Metropolitana y al resto de las regiones por una razón muy obvia: la leña es la principal forma de calefacción en una proporción inmensa del país. Así sucede en las regiones Sexta, Séptima, Octava y Novena, e imagino que en la Quinta ocurre algo parecido.
Si realmente este es el problema, y la decisión es no usar la leña como alternativa uno, hay que ver qué se está haciendo con el recambio de calefactores en el corto plazo. Porque si hablamos de recambio, algo se hizo en la Región del Maule, pero ha abarcado solo 1 o 2 por ciento. A ese nivel se ha podido avanzar.
Entonces, o hay una política de recambio según la cual se señale que ese es el camino respecto del cual se puede avanzar, o se aplica un sistema conforme al cual se va restringiendo sin más el uso de la leña. Pero esto, al final, va a chocar con una evidencia muy compleja: habrá ciudadanos que no podrán aceptar esas medidas y van a infringir la ley o, simplemente, tendrán que mudarse a otro sector donde les sea posible utilizar leña.
Sin perjuicio de que este es un proyecto de artículo único -no sé si el señor Secretario coincide conmigo al respecto-, solicitaría que se apruebe solo en general, para los efectos de tratar en la discusión en particular estos aspectos. Porque pienso que hay que reflexionar, y me parece sano hacerlo.
Pero mi reflexión apunta a si lo que debe prohibirse es el uso de la leña o solo de la leña no certificada. Ahí tenemos un punto.
Por otro lado, ¿la forma de enfrentar el tema es estableciendo prohibiciones o generando incentivos para el recambio de la forma de calefaccionarse en el resto de nuestro país? Si no se hace esto último, iremos a un ritmo distinto del que, a mi juicio, deberíamos avanzar.
En el entendido de que estamos en la discusión en general y de que se abre un debate en lugar de cerrarlo, considero bueno reflexionar en conjunto sobre este tema.
El señor ZALDÍVAR, don Andrés (Presidente).- Tiene la palabra la Senadora señora Van Rysselberghe.


La señora VAN RYSSELBERGHE.- Señor Presidente, este proyecto de ley fue largamente discutido en la Comisión de Salud. Allí, finalmente, llegamos a acuerdo para hacer compatible la sustentabilidad del medioambiente con una serie de otras variables que se deben considerar, como el hecho de que, objetivamente, existen zonas donde la gente usa la leña como medio para calefaccionarse.
Por lo tanto, resultaba razonable la postura de quienes llevaron adelante esta moción. Pero, al mismo tiempo, se debía resguardar el hecho de que muchas personas usan la leña como medio de calefacción por ser más económico que otros sistemas de combustión.
Finalmente, se acotó la aplicación de la iniciativa y quedó circunscrita a la provincia de Santiago, sumando las comunas de San Bernardo y Puente Alto.
A mi juicio, esto se mejoró bastante.
Por otro lado, comparto lo que sostuvo el Senador Coloma en el sentido de que hay que ponerse de acuerdo respecto a si lo que uno quiere es eliminar definitivamente la utilización de la leña o generar los mecanismos para usarla de modo que sea lo menos contaminante posible.
Sin embargo, hay otro tema que me preocupa.
Dentro de la provincia de Santiago -la iniciativa está orientada a disminuir la contaminación y evitar así que se produzcan daños o patologías respiratorias que se agudizan en invierno- se encuentra todo el sector de Farellones, en la cordillera. Y no tiene ningún sentido que en dicha zona se prohíba utilizar leña.
Por consiguiente, pienso que sería pertinente establecer una excepción a la normativa a partir de determinada cota que abarque todo el sector de Farellones, que corresponde a la comuna de Lo Barnechea. Ello, para que quienes viven en los sectores cordilleranos puedan usar la leña como elemento de calefacción, porque es lo que tienen más a mano y allí no genera un daño a la salud de las personas.
En consecuencia, teniendo eso en mente, finalmente se lograron los acuerdos para cohesionar ambos principios.
El señor ZALDÍVAR, don Andrés (Presidente).- Tiene la palabra el señor Secretario.
El señor LABBÉ (Secretario General).- ¿Alguna señora Senadora o algún señor Senador no ha emitido su voto?
El señor ZALDÍVAR, don Andrés (Presidente).- Terminada la votación.
--Se aprueba en general el proyecto (12 votos a favor y uno en contra) y se fija plazo para presentar indicaciones hasta el 18 de diciembre del año en curso.
Votaron por la afirmativa la señora Van Rysselberghe y los señores Araya, Coloma, Girardi, Lagos, Hernán Larraín, Montes, Pizarro, Quintana, Quinteros, Patricio Walker y Andrés Zaldívar.
Votó por la negativa la señora Von Baer.
google2de928d48115021b.html