Click acá para ir directamente al contenido

Ante mociones sobre máquinas de azar: Superintendenta enfatiza que su explotación solo puede ocurrir en los casinos de juego

Así lo manifestó Vivien Villagrán ante la Comisión de Gobierno, instancia que comenzó el análisis del proyecto que regula su instalación. Una de las interrogantes obligadas del debate, fue si estos instrumentos son de azar o de destreza.

31 de mayo de 2018

 Imagen foto_00000002

Máquinas de juego, tragamonedas y otros artefactos de azar, no son exclusivos de los Casinos, sino que su presencia en esquinas de barrio, almacenes u otros, es "pan de cada día", lo que conlleva a situaciones anómalas entre la comunidad, incluida la vulneración de la seguridad y la proliferación de ludópatas que no pueden tratar su adicción.

Estos son algunos de los argumentos que propiciaron las mociones refundidas que regulan la explotación de máquinas de azar con fines de diversión y esparcimiento; sin embargo, la afirmación de que son máquinas de destreza es el constante fantasma que ampara su proliferación.

El proyecto comenzó a ser analizado por la Comisión de Gobierno, Descentralización y Regionalización, por lo que escucharon a la Superintendenta de Casinos y a los asesores del Ministerio del Interior, quienes manifestaron sus visiones con respecto a la materia.

JUEGO ILEGAL

Al respecto, la Superintendenta Vivien Villagrán fue enfática en manifestar que la ley es clara en materia de juego ilegal y señala "que la explotación de máquinas de azar solamente puede ocurrir en los casinos de juego; por lo tanto, cualquier explotación que ocurra fuera de esos recintos está considerada ilegal".

Además, agregó Villagrán, "se abordaron otros temas que tienen que ver con el juego responsable, la ludopatía y cómo enfrentar la fiscalización desde un esquema basado en la supervisión de riesgo, ahí sí la ley tiene algunas restricciones y limitaciones y en ese contexto se requiere una ampliación de los marcos y facultades".

Los senadores integrantes de la Comisión estuvieron de acuerdo en abordar la materia teniendo en cuenta a los diferentes actores involucrados -PDI, Ministerio Público, Carabineros, entre otros- y adelantaron su disposición por generar una legislación clara para evitar las apuestas ilícitas.

Es más, indicaron que desde una perspectiva social, pese a la ilicitud de esta clase de juegos, la realidad de la vida demuestra que en paralelo a la industria legalmente establecida, en Chile se estima la existencia y operación de 600 mil máquinas de azar, en principio ilegales, pero que en algunos ámbitos locales han sido autorizados sobre la base de interpretar las normas legales aplicables en el sentido de entenderlas como juegos de destreza.

"Este mercado se caracteriza por encontrarse distribuido en las grandes centros urbanos de todo el país, en que basan su funcionamiento a través de Ordenanzas, emanadas de las respectivas municipalidades donde funcionan, autodefiniéndolas como máquinas de destreza y no de azar a objeto de evitar ser reguladas y fiscalizadas por la autoridad respectiva", se detalla en el proyecto de ley en estudio.

Imprimir